Así buscan disminuir el impacto de la sequía

Habrán sanciones económicas y penales para quienes desperdicien agua. 300 municipios ya cuentan con planes de contingencia para evitar el desabastecimiento del líquido.

Finanzas
POR:
septiembre 14 de 2015 - 09:26 p.m.
2015-09-14

Con duras sanciones económicas y hasta penales, el Gobierno Nacional busca poner en cintura a quienes derrochen agua en época de sequía.

“Lo que vamos a hacer con el Ideam es llevar la resolución que sanciona el desperdicio de agua a varios departamentos que están siendo afectados por la sequía. Hoy ya tenemos más de 7.000 sancionados por desperdiciar el precioso líquido”, dijo recientemente el ministro de Vivienda Luis Felipe Henao Cardona.

Dichas sanciones serán también para los ciudadanos que tengan en sus casas conexiones ilegales y se contempla que los ‘derrochadores’ paguen el doble de la tarifa por cada litro consumido. Los costos varían según la región.

Esta medida es solo una de las estrategias para controlar y contrarrestar la sequía que se deriva de las pocas lluvias que provoca el fenómeno de El Niño.

Además de las sanciones, el Gobierno puso en marcha 656 planes de contingencia en 300 municipios del país, en los que se han detectado riesgos de desabastecimiento de agua.

El Gobierno invitó a los municipios que se encuentran con algún tipo de desabastecimiento que hagan su declaratoria de emergencia con el fin de implementar y extender su estrategia.

El titular de la cartera de Vivienda y Agua también anunció que en las alcaldías locales, a través del Viceministerio de Agua y Saneamiento Básico, se realizan talleres y acompañamiento técnico a los municipios afectados.

Por su parte, para evitar el racionamiento de energía, producto de la sequía en hidroeléctricas, el presidente de la Asociación Colombiana de Distribuidores de Energía Eléctrica (Asocodis), José Camilo Manzur, propone que la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg) presente algunas opciones tarifarias con las que se pueda mitigar el impacto de los precios de la energía en las facturas de los usuarios, cuando sus comercializadores compran energía en un alto porcentaje en la bolsa.

Cuando esto ocurre, para evitar trasladar de manera inmediata el aumento se pueden diferir esos incrementos durante varios meses, con el fin de morigerar estos en los usuarios finales.

El directivo dijo que, al igual que en ocasiones anteriores en las que el país ha superado el fenómeno climático, a diferencia de países vecinos, esta vez no se prevén dificultades en el suministro de electricidad a los usuarios, aunque los precios de la bolsa sí se verán afectados, en la medida que en verano suben al ser un comportamiento normal de mercado.

Según el ministro de Minas y Energía, Tomás González, los niveles de los embalses están en el 73 por ciento de su capacidad, la más alta históricamente registrados en un año con fenómeno de El Niño.

Así mismo resaltó que si bien el sector eléctrico está preparado, esto no quiere decir que los usuarios se deban relajar en el consumo de energía.

“Es muy importante hacer un ahorro consiente de la energía y estar muy pendientes del consumo de la misma. Esto no sólo ayuda a cuidar el agua, sino ayuda a reducir el gasto en energía que pueden hacer todos los colombianos”.