BUZÓN | Finanzas | Economía | Portafolio

BUZÓN

BUZÓN

POR:
mayo 05 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-05-05

BIENES PÚBLICOS Conocedor de su espíritu participativo en la construcción de un país que brinde oportunidades de progreso a la población, me permito hacer un comentario a su editorial del día 3 de mayo. En lo referente a la duración del contrato de TransMilenio con la ciudad, en el que aludía que el tiempo de diez años es muy corto. Al respecto es necesario hacer dos anotaciones: Primero, en las cl ases de Hacienda Pública se aborda el tema de los bienes públicos, los cuales se caracterizan porque el bien es indivisible y no se puede vender al consumidor individual; ahora con los cambios que se han presentado en los conceptos de lo público, donde no sólo es ofrecido por el Estado, debe procurarse una distribución equitativa de los derechos y las responsabilidades entre las organizaciones públicas y privadas, una distribución equitativa de las oportunidades económicas o las obligaciones sociales, caso TrasMilenio. Bajo esa premisa, un período largo no garantiza una responsabilidad social, por cuanto los operadores del servicio se atornillarían como los viejos burócratas, y no les preocuparía la incertidumbre del mercado, que es lo que hace que los productos y servicios mejoren en bien de la humanidad. Segundo, el filósofo Heráclito hace más de 2.500 años afirmaba “que el cambio es constante”, ahora, en esta época de la cibernética, donde el cambio está en el orden del día, lo exitoso de hoy, como es el TransMilenio, no lo es perse en el tiempo, por ello no es bueno congelar mediante contratos y durante veinte años el desarrollo de la ciudad. Sería mejor que los ciudadanos disfruten, así sea marginalmente, de algo de los riesgos que cuestan las grandes erogaciones de los inversionistas. Desiderio López Niño, Vicedecano Ciencias Económicas, Universidad Militar Nueva Granada. PRUDENCIA Algunas profesiones utilizan el término ‘Principio de Prudencia’para significar que, cuando se presente cualquier situación anormal -sea muy positiva o muy negativa- se debe buscar siempre cómo obrar con sensatez. Lo ideal: desarrollar en conjunto una solución equitativa y que todos los interesados estimen que sus puntos significativos han sido incluidos. Los puntos de menor prioridad, posiblemente, se podrán incluir en otros momentos diferentes en el futuro. Ahora, ante los difíciles problemas que está viviendo Bogotá con el ‘paro de transportes’ es importante que tanto el burgomaestre como los organizadores de la protesta apliquen el ‘Principio de Prudencia’. Los perjuicios para los ciudadanos son enormes y todos requieren de una pronta solución. La misma recomendación es válida para los aspirantes a la Presidencia de la República. La reflexión y el respeto mutuo son vitales para conseguir el favor del electorado. Germán Bernate

Siga bajando para encontrar más contenido