Buzón | Finanzas | Economía | Portafolio

Buzón

Buzón

POR:
mayo 12 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-05-12

RESPONSABILIDAD Del editorial de su diario “Insistir en el control de la natalidad” debemos aprender varias lecciones: la Constitución ordena que se reglamente la progenitura responsable, que los hijos deben ser un acto de responsabilidad y libertad y que los padres deben sostener a sus hijos y, por supuesto, darles una vida digna. Si además de las reflexiones del editorial tenemos en cuenta y aplicamos el decálogo de la progenitura responsable, Colombia ganará en calidad humana y avanzará en la lucha contra la pobreza económica y espiritual. Decálago de la progenitura responsable 1) Si se educa para engendrar, en la crianza no se ha de fallar. 2) Antes de procrear, vivienda y trabajo se deben encargar. 3) Evite embarazar, si no se tiene para el hijo criar. 4) Si los padres se han preparado, el hijo será deseado. 5) De padres jovencitos, sus hijos serán como hermanitos. 6) Fecundar fuera de casa, al fiel amor amenaza. 7) Entre menos bocas, al hijo más le toca. 8) Padres desde el inicio y hasta el sacrificio. 9) Al hijo, más que darle dinero, hay que darle un te quiero. 10) Es sentencia sabida, que al hijo se le debe preparar para la vida. Carlos Fradique-Méndez MADRES Honor a las madres martirizadas de Colombia. Madres colombianas, sufridas, martirizadas sin compasión por la absurda celada fratricida de la violencia. Que en injusto desamparo padecen la horrenda orfandad de la miseria en sus formas lacerantes. Que han sentido el rigor del olvido de todas las jerarquías gubernamentales, a veces presas de la voracidad humana o víctimas de las orgías de la maldad, arrastradas por ello a la infamante postración de su dignidad. Madres que han mezclado sus lágrimas de piedad para la patria, con el río de sangre turbulento del odio, sin que nadie se compadezca de su aflicción. Madres que han perdido a sus hijos en los sangrientos horrores de la guerra, o sobrellevado con heróica entereza el suplicio terebrante del asesinato, la desaparición o el secuestro. Loor a las mujeres que llevan en el alma abnegada de madres, esposas, hijas, hermanas, novias, las desgarradoras heridas de la guerra como ofrenda sublime de amor a Dios y de esperanza por la paz de Colombia. Isaac Vargas Córdoba

Siga bajando para encontrar más contenido