C. de comercio en la gobernanza, desarrollo y competitividad

C. de comercio en la gobernanza, desarrollo y competitividad

Archivo Portafolio.co

C. de comercio en la gobernanza, desarrollo y competitividad

POR:
octubre 10 de 2013 - 11:36 p.m.
2013-10-10

En el debate internacional sobre desarrollo y competitividad regional de la última década, diferentes escuelas de pensamiento han coincidido en la importancia de la llamada gobernanza, caracterizada por la pluralidad de actores participantes en la coordinación y planeamiento del desarrollo. Estos nuevos esquemas de gobierno se han caracterizado por una fuerte coordinación entre distintos actores y niveles de gobierno. Las entidades que institucionalmente sirven como engranajes centrales en la articulación de las redes de gobernanza, suelen ser entidades público-privadas o agencias de desarrollo de naturaleza mixta que permiten la convergencia entre la dirección pública vertical, el asesoramiento y prestación de servicios técnicos, y la coordinación sectorial y multisectorial en manos de los privados.

De esta manera, entidades como las cámaras de comercio están logrando definir y fijar territorialmente estrategias de desarrollo pensadas desde el ámbito local, en coordinación con el Gobierno Central, obteniendo avances institucionales, mejoras sociales y logros económicos, como lo hemos visto recientemente en las regiones de punta del país como Antioquia y Medellín, Santander y Bucaramanga, Caribe y sus capitales departamentales.

En Colombia, las cámaras de comercio se están constituyendo en entidades relevantes en la coordinación público-privada local y regional. Estas, a través de una estrecha articulación con las alcaldías y gobernaciones, así como con entidades de planeamiento de inversiones y agencias de desarrollo, han logrado romper con algunas inercias políticas del centralismo nacional.

En este engranaje de gobierno, las cámaras de comercio son actores que tienen un gran potencial por desarrollar. Su poder se concreta en su influencia institucional en el direccionamiento del desarrollo urbano, en la articulación entre el sector empresarial y el comercial, en la veeduría y ejecución de la infraestructura urbana, en el diseño de nuevos servicios de asesoramiento empresarial, y en su participación en varios sectores económicos y ámbitos del desarrollo local como operadoras regionales de proyectos originados en el Gobierno Nacional o financiados por organismos de cooperación internacional.

Por otra parte, las cámaras de comercio, al ser de naturaleza público-privada y ejercer un derecho delegado por el Estado, que se manifiesta bajo el vinculante registro mercantil, han venido ganando fortaleza institucional y capacidad de liderazgo sobre los diferentes actores locales, por fuera –en algunas ocasiones– de las dinámicas clientelistas y cortoplacistas de los gobiernos de turno.

Los retos institucionales son múltiples. En primer lugar, se requiere un proceso transparente y democrático de elección, y representatividad en sus juntas directivas, que como se acaba de demostrar en el caso de Barranquilla, fue necesaria la intervención de la SIC a nivel nacional para corregir el rumbo electoral. Igualmente, es necesaria una participación de las pymes, lo que se está logrando progresivamente a través de planes de capacitación a mujeres cabeza de familia, como ha sido el caso del programa regional Mujeres Ecco, coordinado por la Cámara de Comercio de Bucaramanga, y en conjunto con las de Cartagena, Cúcuta y Barrancabermeja, con el apoyo del BID, para crear más de 200 empresas lideradas por mujeres.

En la capital del Valle del Cauca, el arribo de un economista egresado de la Universidad de Harvard a la Cámara de Comercio, antiguo director de Planeación Nacional y especialista senior del BID, como nuevo líder de una entidad que cuenta con más de 178.000 empresas inscritas, que la convierten en el gremio más grande del suroccidente del país, ha sido percibido como una muy buena señal para la región.

Este renovado liderazgo en la ciudad se ajusta positivamente con las labores que viene adelantando la Alcaldía de Cali en el desarrollo de infraestructuras de movilidad y campañas de cultura ciudadana y tolerancia. A ello se suman los éxitos conseguidos en la organización de eventos de talla mundial, la novedosa gestión de los gobernadores de la región para buscar una planeación de la infraestructura en escala regional, los buenos indicadores que sus universidades públicas y privadas vienen reportando a nivel de investigación, y el interesante papel que Invest Pacific, como agencia de desarrollo y promoción de inversiones regionales, adelanta.

Todo lo anterior configura una estructurada red de gobernanza que amerita un estudio mayor, ya que viene transformando la dinámica del desarrollo local y regional en algunas zonas del país, caracterizadas por modelos de desarrollo bottom up, que se están articulando hoy con el nivel nacional a través de la nueva Ley de Ordenamiento Territorial y los Contratos Plan, que buscan incentivar la planeación regional en un país que está cifrando parte de su futuro en sus regiones.

Carlos Manuel Jiménez A.

Redintercol

Siga bajando para encontrar más contenido