Cae cargamento de contrabando de leche para bebés

Las 4.590 latas de leche, avaluadas en $252 millones, estaban siendo transportadas en un camión que fue interceptado en cercanías de Aguachica (César).

Finanzas
POR:
julio 15 de 2015 - 09:09 p.m.
2015-07-15

Un enorme cargamento de fórmulas infantiles (leche formulada para bebés) de contrabando, avaluado en 252 millones de pesos, y que era movilizado en un camión, fue incautado tras un operativo que se llevó a cabo en las carretas de Aguachica, César.

Se trata de una las mayores incautaciones de este producto que es introducido de manera ilegal desde Venezuela por bandas de contrabandistas en que operan en la frontera.

En total se decomisaron 4.590 latas en una acción llevada a cabo por el CTI, con apoyo de tropas del Batallón Antonio Ricaute. La mercancía quedó posteriormente bajo custodia de la Policía Fiscal y Aduanera (Polfa) de Valledupar.

De esta manera, en lo que va corrido del año ya ascienden a más de 600 millones de pesos las aprehensiones de tarros de fórmulas infantiles de contrabando, procedentes de Venezuela.

Por Maicao, Paraguachon (Guajira) y Cúcuta (Norte de Santander) es por donde más se introduce de manera ilegal este producto desde el vecino país. Según las autoridades, por las carretas de estos dos departamentos que comunican a Colombia con Venezuela, y a través de las decenas de trochas que existen entre los dos países, es por donde se introduce el 100% de las fórmulas infantiles provenientes del Estado de Táchira, especialmente.

De hecho, en las vías colombianas se incautaron el año pasado 57.982 unidades de contrabando, la mayoría de ellas camufladas entre los motores de los vehículos u ocultas en caletas ubicadas dentro de los automóviles junto toda clase de productos contaminantes como gasolina, aceite, ACPM y cemento, entre otros.

Mientras que en depósitos, establecimientos comerciales, empresas transportadoras y agencias de aduana se aprehendieron otras 17.891 unidades.

El total de latas decomisadas en 2014 (de diferentes referencias y tamaños) fue de 75.873 unidades, lo que equivale a más de 3.000 millones de pesos.

El presidente de la Asociación Colombiana de Pediatría, Nicolás Ramos, ha venido insistiendo en que “esta situación pone en peligro la salud de los bebes, pues el producto se expone a una degradación de los componentes de su tabla nutricional, a una contaminación cruzada del mismo (con gasolinas, solventes, plaguicidas, jabones, detergentes) o a una intoxicación alimentaria por contacto con potenciales toxinas y plagas”.

A su vez Carolina Lorduy, directora de la Cámara de la Industria de Alimentos de la Andi, advierte que “esta práctica que afecta no solo a la industria que produce y distribuye de manera legal este producto en Colombia, sino que también pone en riesgo la salud de los niños colombianos”.