Cae el consumo de leche en el país pese a que hay sobreproducción, reporta Fedegán

Mientras una cerveza, gaseosa o licor es fácil de conseguirse en cualquier tienda de barrio de los estratos bajos y en sitios distantes, este producto escasea.

POR:
mayo 23 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-23

En este punto están de acuerdo el presidente del gremio ganadero (Fedegán), José Félix Lafaurie, y el presidente de Alquería, Carlos Enrique Cavelier.

Sin embargo, Fedegán acusa a los industriales de destinar buena parte de la leche a la fabricación de productos derivados de alto precio para los mercados de estratos altos, mientras descuidan los estratos medios y bajos de la población. Así lo muestran las cifras reportadas en un estudio dado a conocer esta semana por la agremiación.

En este, se destaca que durante el primer bimestre del 2009 el consumo de leche pasteurizada cayó en 9,9 por ciento, el de leche UHT (larga vida) en 7,7 por ciento, mientras que la leche en polvo lo hizo en 6,5 por ciento.

Para el año completo entre febrero del 2008 y el mismo mes de este año, las mermas han sido de 15,7 y 13 por ciento para leche pasteurizada y en polvo, respectivamente, mientras que se reportó crecimiento de 14 por ciento en la demanda de la leche UHT.
Este incremento, se atribuye a que resulta más rentable comprar la UHT, pues es común verla en promociones de 1.100 centímetros cúbicos por el precio de un litro, como la que comercializan varias pasteurizadoras del país.

Sin embargo, al cruzar las cuentas entre pasteurizada (que baja) y UHT (que crece), el consumo bajó en 1,7 por ciento en los dos primeros meses de este año.

El presidente de Fedegán asegura que el consumo anual por persona de leche en el país es de 134 litros, pero las diferencias son abismales entre los estratos de la población. Mientras los más vulnerables solo toman 30 litros por persona al año, en los estratos altos las cifras llegan hasta los 170 litros.

Fedegán acusa Lafaurie insiste que es mucho más fácil conseguir diferentes marcas de agua embotellada y gaseosas en una zona como Ciudad Bolívar, al sur de Bogotá, que una bolsa de leche. "Además de que a la industria se le ve una falta de voluntad por atender los estratos bajos, parece que tampoco es capaz de llegarles con sus canales de comercialización", señaló el dirigente gremial.

Ante esa acusación, Cavelier acepta que los canales de comercialización de la leche son menos eficientes que los de las gaseosas o la cerveza.

Agrega que el consumo de leche está bajando por la baja capacidad de los procesadores,
por los 'cruderos', que no ofrecen un producto de calidad y por los altos precios internacionales de la leche, que desviaron una parte de la producción nacional hacia mercados como el de Venezuela.

Así se mueve el negocio de los lácteos

Fedegán, el gremio de los ganaderos, calcula que la producción de leche en el país es de 6.537 millones de litros, de los cuales 3.089 millones corresponden a los que acopia y distribuye la industria formal. Hay otro grupo de 620 millones de litros que se quedan en las fincas y 2.827 millones que van al comercio informal o de los llamados cruderos.

Los litros de leche que se quedan en las firmas se destina al autoconsumo, bien sea tomada en fresco o destinada a la elaboración de productos derivados como queso, yogur, kumis y cuajada, entre otros, mientras que los cruderos la venden en cantinas, al detal, en los barrios de las ciudades y pueblos del país.

Los cruderos, según Fedegán, mueven el 47,8 por ciento del total de la leche que entra al mercado nacional.

El porcentaje es grande y por eso el Gobierno ha intentado, hasta ahora infructuosamente, meter cintura al comercio informal de leche. En el 2006 expidió un decreto que daba un plazo máximo de dos años (que se cumplía el año pasado), para que se dejara de comercializar la leche cruda, pero en agosto del 2008 quedó inválida la fecha establecida y el problema sigue vigente y el principal temor de las autoridades son las condiciones de higiene de la leche sin procesar.

JUAN CARLOS DOMÍNGUEZ
REDACCION DE ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Siga bajando para encontrar más contenido