Café colombiano, al igual que las flores, llega a 90 países

Hoy, en 90 países del mundo, la palabra Colombia está asociada a dos productos: las flores y el café; este último, el más significativo de la economía rural, sinónimo de calidad y suavidad.

Al cierre del 2013 funcionan 250 tiendas Juan Valdez Café, de las cuales 170 están en 22 ciudades de Colombia

Archivo Portafolio.co

Al cierre del 2013 funcionan 250 tiendas Juan Valdez Café, de las cuales 170 están en 22 ciudades de Colombia

POR:
enero 03 de 2014 - 04:10 a.m.
2014-01-03

Así, con la entrada del café a los mercados de Oriente Medio, los países del norte de África, Kuwait y Los Emiratos Árabes Unidos, donde se espera tener en funcionamiento no menos de 40 tiendas Juan Valdez en los próximos años, el café colombiano ya llega a 90 mercados.

Ahora, vale la pena recordar que entre los principales destinos de cafés especiales, destacan Alemania, Bélgica, Canadá, Estados Unidos, España, Francia, Japón, Gran Bretaña y Holanda.

Otros, no menos importantes y más exóticos son Arabia Saudita, Ucrania y Tailandia e, incluso, a los mismos países productores como Brasil e Indonesia; además, se espera llegar pronto a Malasia y al sultanato de Brunei.

Sin embargo, al igual que las flores, estos países, además de consumidores de café colombiano, son también puntos de reexportación del grano hacia destinos más exóticos no imaginados por los más de 550.000 caficultores del país.

Ahora, además del ‘grueso’ del café verde sin descafeinar, de los cuales se exportaron 10 millones de sacos en el 2013, se envían cafés con valor agregado bajo la marca bandera Juan Valdez Café, el liofilizado Buencafé y los llamados cafés especiales.

Acerca de estos, en Colombia, no menos de 130.000 productores, el 22 por ciento del total, están dedicados al cultivo de cafés especiales, en 322.363 hectáreas sembradas.

La participación de estos en el total de las exportaciones totales de café del país se multiplicó por dos entre 2007 y 2013, al pasar de 6,8 a 12,7 por ciento, informó la Federación Nacional de Cafeteros.

Para estos, precisamente, siguieron lográndose sobreprecios (primas) en los mercados internacionales que pagan más por la calidad.

De acuerdo con los reportes de la Organización Internacional del Café (OIC), en los últimos años el café colombiano ha recibido en promedio un sobreprecio de 22% con respecto a otros cafés suaves, fruto del esfuerzo no solo de los productores, sino, de una sólida institucionalidad cafetera detrás que promueve y defiende el origen Café de Colombia.

Además de la creciente cobertura en número de mercados, los volúmenes de venta también han venido creciendo en los últimos meses, una de las metas que se trazó la Federación para el año que terminó.

Entre enero y noviembre del 2013 las exportaciones crecieron 36 por ciento y se ubicaron en 8,7 millones de sacos de 60 kilos frente a los 6,4 millones de sacos puestos en los mercados internacionales durante el mismo período del 2012.

Este positivo desempeño, dice el gremio cafetero, contrasta con el de cercanos competidores del café colombiano que han sido afectados por el hongo de la roya, como los países centroamericanos, donde la incidencia de la plaga ha sido del 53 por ciento, siendo la peor que se ha visto desde que esta plaga hizo su aparición en la subregión en 1976.

Según la OIC, los cálculos del daño causado por la roya del café en América Central indican una pérdida de 1,2 millones de sacos, equivalente al 9,7 por ciento de la producción regional en el año de cosecha 2013/14, lo que reduce la cifra de producción de la región a 11,2 millones de sacos.

JUAN VALDEZ, LA MARCA BANDERA

Desde febrero de 2011, cuando anunció el inicio de su programa de expansión mediante franquicias internacionales, Procafecol, la empresa que administra la marca y cadena de tiendas Juan Valdez Café, ha registrado un dinámico crecimiento en cuanto a apertura de nuevas tiendas e incursión en otros países.

Bajo este modelo, al cierre del 2013 funcionan 250 tiendas Juan Valdez Café, de las cuales 170 están en 22 ciudades de Colombia y 72 más distribuidas en Estados Unidos, México, Aruba, Panamá, Ecuador, Perú, Chile y España.

El 2013, por ejemplo, marcó la incursión de Juan Valdez en México, donde ya operan tres tiendas y se espera que sean seis; en Perú, en solo cinco meses fueron abiertas ocho tiendas, en ciudades como Trujillo, Piura, Callao, Arequipa y próximamente Cuzco. De aquí a 2015, se espera abrir 30 locales en Perú.

Juan Valdez contempla la apertura de 30 tiendas en el sur de la Florida, Estados Unidos, en los próximos cinco años (país donde ya operan siete tiendas), y aumentar de cinco a diez las tiendas en Panamá.

En Aruba, donde la marca incursionó en 2012, ya operan dos tiendas, mientras que en Ecuador, la operación más numerosa en el exterior, Juan Valdez® Café alcanza ya 26 tiendas.

En Chile hay 13, incluida la primera en su principal centro de esquí. Se espera que a partir de finales del 2013 y comienzos del 2014 comiencen las operaciones de Guatemala, El Salvador, Costa Rica y Bolivia.

BUENCAFÉ, UN ACTOR DE PESO MUNDIAL

Con 40 años de experiencia en exportación de café liofilizado 100% colombiano, Buencafé es, otro de los principales actores de la industria de café liofilizado en el mundo.

Buencafé llega a más de 60 países en los cinco continentes. Los más recientes mercados donde ha incursionado son Tailandia, Corea, Taiwán, Macao, Hong Kong, Indonesia, Arabia Saudita, Letonia, Polonia, Ucrania, Belice, Bolivia y Costa Rica.

Economías no tradicionales para los exportadores de Colombia, como son Europa Oriental, Asia Pacífico y algunos países productores de América Latina, son los principales focos de crecimiento de la operación de liofilizado de los cafeteros colombianos.

En los últimos años Buencafé se ha orientado a consolidar su presencia en estos mercados mediante el desarrollo de nuevos canales y marcas reconocidas con diferentes productos.

Orientado a la innovación y el desarrollo de productos ‘premium’, Buencafé ha logrado el desarrollo de la categoría en diferentes mercados buscando satisfacer a clientes de diferentes perfiles, tostadores, empacadores, dueños de marcas y cadenas de supermercados.

LO QUE HACE ESPECIAL A UN CAFÉ

Según el Programa de Cafés Especiales Colombianos de la Federación Nacional de Cafeteros, éstos se dividen en sostenibles, de preparación y de origen.

Los primeros son los cultivados por comunidades que se comprometen con la protección del medio ambiente, mediante una producción limpia, mientras que los de preparación son aquellos que se desarrollan y se obtienen para satisfacer las preferencias de un cliente en particular.

Los cafés especiales de origen son los que se cosechan en una región o una finca con cualidades particulares y que para su venta no se mezclan con otros cafés.

Por su parte, los sellos internacionales se hacen necesarios a la hora de venderlos, pues una certificación asegura que el proceso de producción o el café mismo cumplen con las condiciones establecidas por los compradores.

Entre estos requisitos se cuentan el uso moderado de plaguicidas, la conservación de las aguas y de los suelos, la disposición de los residuos de la producción y los principios de agricultura sostenible puestos en práctica por los cultivadores; adicionalmente, estas certificadoras tienen en cuenta los ingresos de los productores y el bienestar de sus familias, lo mismo que la seguridad en el trabajo.

Siga bajando para encontrar más contenido