El café robusta tiene más ancestro que el arábigo

Científicos concluyeron la secuencia del genoma de la especie, que seduce a millones de consumidores.

Una de las tareas que se desprende del trabajo hecho, es poder mejorar aspectos como el del sabor y el aroma de la bebida.

Archivo Portafolio.

Una de las tareas que se desprende del trabajo hecho, es poder mejorar aspectos como el del sabor y el aroma de la bebida.

Finanzas
POR:
septiembre 21 de 2014 - 07:08 p.m.
2014-09-21

El café robusta, aunque se produce y se vende menos en los mercados mundiales, tiene una estructura orgánica más pura y posiblemente más autentica, que su competidor más cercano, el arábigo.

Además, sus ancestros son independientes de los de otras especies que en el mundo vegetal también contienen cafeína, como es el caso del té y el cacao. Podría decirse que es el ‘más café entre los cafés’, cuya familia completa abarca 124 especies, aunque sean únicamente dos las de mayor desarrollo agrícola y comercial, en la actualidad. Los cultivos de robusta representan el 30 por ciento de la producción mundial; el arábigo, el volumen restante.

El robusta, tiene 22 cromosomas; el arábigo, 44. Este último, conocido como c. arabica, es un híbrido originado de un cruce entre la especie c. canephora (robusta) y la conocida como e. eugeniodes, tercera especie del genero coffea.
Esa es la base para haber optado por investigar primero el café robusta. Su estructura es menos compleja, al contar con menos cromosomas, y mucho menos duplicidades, explicó a Portafolio, el científico, Victor Albert, profesor de ciencias biológicas de la Universidad de Buffalo, en el estado de Nueva York.

Reveló además, que está en plena marcha la secuenciación del genoma del café arábigo.

Para llegar a la secuencia completa del café robusta, se requirieron más de dos años de trabajo de varios grupos de científicos, ubicados en centros de investigación de Estados Unidos, Canadá, Francia, Italia, Alemania, Brasil, Australia, Indonesia, China, India y España.

De este último país, es el biólogo molecular Lorenzo Carretero-Paulet, quien hizo parte del grupo de Buffalo. Sostuvo que una de las tareas más promisorias que se desprende del trabajo hecho, es poder mejorar aspectos como el del sabor y el aroma de la bebida, con el propósito de satisfacer las exigencias de un mayor número de consumidores a nivel mundial.

Al conocer, así mismo, el metabolismo y las defensas de la planta, se podrá igualmente llegar a disponer de nuevas herramientas en la lucha contra las plagas que la azotan, como es el caso del hongo de la roya, señaló el científico español.

En desarrollo de la investigación, el café se comparó con el tomate y la uva, especies con estructuras parecidas y conocidas hasta la fecha. Carretero destacó en ese sentido el aporte hecho por sus colegas Pablo Librado y Julio Rozas, de la Universidad de Barcelona, quienes aportaron un software especial, en dicho proceso científico.

Germán Duque
Miami