‘En caficultura, uno más uno no siempre suman dos’

Dos de los cultivadores ‘grandes’ del país criticaron algunos resultados de la Misión Cafetera, particularmente sobre el PIC que se paga para compensar el precio.

En cifras, a los bolsillos de este grupo de cafeteros habrían llegado 780.000 millones de pesos, mientras que el resto, 520.000

Archivo particular

En cifras, a los bolsillos de este grupo de cafeteros habrían llegado 780.000 millones de pesos, mientras que el resto, 520.000

Finanzas
POR:
noviembre 14 de 2014 - 01:24 a.m.
2014-11-14

Los grandes caficultores del país, quienes tienen cultivos de más de 10 hectáreas, respondieron a las críticas de la llamada Misión de Estudios para la Competitividad de la Caficultura.

Uno de los estudios presentados por esta indica que ellos recibieron 60 por ciento del total de los recursos apropiados por el Gobierno para pagar el subsidio PIC.

En cifras, a los bolsillos de este grupo de cafeteros habrían llegado 780.000 millones de pesos, mientras que el resto, 520.000 millones de pesos, se dio a los pequeños.

El investigador de la Misión Cafetera, Roberto Steiner, consideró esta situación como inequitativa; además, dijo a Portafolio que más de 100.000 cafeteros pobres no recibieron ni un solo peso del subsidio PIC.

Las dos opiniones fueron refutadas por dos de esos cultivadores, calificados como los de más alto poder adquisitivo.

Por ejemplo, Pedro Echavarría, quien tiene un área de 400 hectáreas en la zona de influencia de tres municipios de Antioquia reconoció que sí recibió los recursos por concepto del subsidio.

Sin embargo, aclaró que el PIC se entregó a todos, sin discriminación, y fue directamente proporcional a la cosecha (quien producía más, recibía más).

Acerca del segundo tema, Echavarría dijo que las cuentas del llamado Sistema de Información Cafetera (Sica) están desfasadas, en la medida que en el 2013 se pagó el PIC a 380.465 cafeteros y este año se ha dado a 337.269.

Ahora, dice el empresario, en los dos años (2013 y 2014) siguen faltando unos 100.000 beneficiarios, en la medida que hay 439.959 cedulados.

Para Echavarría, los supuestos cafeteros ‘pobres’no existen, por lo que calcula en 350.000 el número real de cultivadores.

“La plata que me dio el Gobierno la invertí en sostener mi caficultura, que genera mano de obra en esos pueblos”, concluyó.

Por su parte, Mario Gómez Estrada, exmiembro del Comité Nacional de Cafeteros, quien además renunció a hacer parte de la Misión Cafetera, destacó que entre esos 100.000 pequeños que no han recibido el PIC estarían los cafeteros de muchas zonas de difícil acceso (por la violencia, por ejemplo); “otros se han muerto y no han avisado”.

Otro argumento que da Gómez, está en el hecho de que el 35 por ciento de los cafeteros (que son medianos y los grandes), producen el 65 por ciento del volumen de café del país, mientras que el restante 35 por ciento lo cosechan el 65 por ciento de los productores, quienes son pequeños productores.

Acerca de que los grandes hayan recibido el 60 por ciento, dijo que esto es correcto, pero no acepta los calificativos incluidos en los informes de la Misión, pues el PIC se diseñó para lograr un precio justo, sin mirar si el café lo vendía un ‘rico’ o un pobre.

Por último, descalificó a los investigadores, no por los sesudos informes entregados, sino por su desconocimiento del sector cafetero. “Ellos no entienden que en café, uno más uno nunca da dos; es mucho más”, concluyó.