Caída en confianza no afectaría al Producto Interno Bruto (PIB)

El descenso que por tres meses consecutivos completó el indicador no compromete las proyecciones, pu

POR:
diciembre 16 de 2010 - 01:47 a.m.
2010-12-16

La caída en el indicador de confianza de los consumidores, que ajustó tres meses a la baja al ubicarse en noviembre en el 25,8 por ciento, es producto de una corrección de las expectativas de la gente, que por ahora no pone en riesgo las metas de crecimiento para la economía en el mediano plazo.


Así lo consideran analistas económicos y dirigentes gremiales, quienes señalan que el consumo de bienes de todo tipo, como carros, electrodomésticos y computadores, seguirá marcando la pauta en los próximos meses, por lo que las expectativas de aumento del Producto Interno Bruto (PIB), se mantienen en un rango entre el 4 y el 4,5 por ciento.


Ricardo Bernal, gerente de Investigaciones Económicas de la comisionista Serfinco, atribuye la reducción en el índice de confianza del consumidor (ICC) a que muchos de los factores que lo componen estaban en niveles cercanos, e incluso superiores, a los del auge económico del 2006 y el 2007, lo que parecía demasiado optimista.


Más que una desaceleración preocupante, el analista señala que la percepción de la gente está yendo a una tendencia de largo plazo más sostenible y cercana a la realidad. "El consumo privado seguirá siendo uno de los principales impulsadores del crecimiento, pero tal vez no en la dimensión que se estaba presentando en los anteriores reportes del ICC", explica.

 

Entre tanto, sobre la entrada a terreno negativo de la confianza industrial, que bajó a -1,8 por ciento, Serfinco cree la situación con Venezuela aún sigue siendo una variable que frena la mejor percepción por parte de los empresarios. Incluso, a pesar del proceso gradual de normalización de las relaciones con el vecino país, se prevé que las exportaciones de manufacturas mantendrán un ritmo lento.


En otras palabras, el contacto de los industriales con el entorno internacional hace que sean un poco más cautos a la hora de hablar de sus expectativas, ya que, por ejemplo, la demanda de energía todavía muestra crecimientos débiles, que no ponen en riesgo las proyecciones de aumento del PIB.


Esta misma explicación estaría detrás de la caída de más 23 puntos porcentuales en la confianza de la gente de estratos altos, pues al estar más en contacto con el entorno internacional, estiman que en un momento dado los factores externos le podrían pegar al desempeño interno.


TASAS Y DÓLAR INCIDEN


La caída en la disposición a comprar vehículo, que contrasta con las cifras de ventas, puede estar asociada a la devaluación que ha registrado el peso, ya que la tasa representativa del mercado se incrementó en más de 111 pesos entre el 15 de septiembre y el 15 de diciembre.


De acuerdo con Bernal, en esa medida la gente puede estar viendo que el margen para comprar carros importados está disminuyendo y en la misma forma muestran menos ganas de comprar.
Al mismo tiempo, las personas pueden estar esperando algún incremento en las tasas de interés, el cual se traslada a las previsiones de consumo, porque si el costo del dinero sube muchos prefieren pensarlo mejor antes de tomar la decisión de pedir un crédito para un carro, un computador o un televisor.
 

 

“Hay un optimismo que ya no está sobredimensionado. La gente está en línea con un crecimiento entre el 4 y el 4,5 por ciento y los datos del descenso en la confianza no ponen en riesgo las expectativas de crecimiento”, recalca Bernal.
 

 

Los datos causan sorpresa: Fenalco
 

 

El presidente de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), Guillermo Botero, se mostró sorprendido con la caída de noviembre en el indicador de confianza del consumidor (ICC), que realiza el centro de estudios económicos Fedesarrollo.


Según el dirigente gremial, a pesar del impacto del Salón del Automóvil, que llevó a que durante noviembre pasado se batiera la marca de ventas mensuales, con 30.963 carros, el buen desempeño en la comercialización de vehículos se mantiene en lo que va corrido del mes de diciembre, a pesar de que éstos son bienes durables y de alto costo.


Similar situación se registra en el movimiento de televisores, pues aunque se esperaba que con la finalización del Campeonato Mundial de Fútbol bajara el volumen de ventas de estos electrodomésticos, prácticamente los almacenes no están dando abasto.


A septiembre, las ventas de estos aparatos crecieron en un 11,58 por ciento.
“No vemos que se haya caído la confianza, pero le creo a las investigaciones”, aseguró Botero al explicar que los indicadores de octubre y noviembre, que Fenalco hace en su encuesta empresarial, siguen mostrando un buen comportamiento, por lo que los comerciantes no están percibiendo lo que están arrojando las encuestas de Fedesarrollo.


Fenalco agrega que una muestra de esta buena dinámica está en las importaciones, donde la llegada de bienes de consumo históricamente representaba entre el 19 y el 20 por ciento, mientras que actualmente equivalen al 21,5 por ciento.


Botero no cree que la gente le baje al consumo o que se vaya a restringir de forma considerable durante los próximos meses. Explica que, por ejemplo, se pensaba que los pedidos de Ipad habían sido excesivos, pero a la hora de ofrecerlos al público "el inventario duró menos que un bizcocho en la puerta de un colegio".

 

Efecto posesión presidencial


 

El director de Investigaciones Económicas del Banco de Bogotá, Camilo Pérez, cree que en el récord de 38,8 por ciento, que en agosto marcó el índice de confianza del consumidor, tuvo una alta incidencia el cambio de Gobierno.
Por ello, el descenso de los últimos tres meses no se ve como una pérdida de terreno, sino como una moderación en el indicador, cuyo nivel actual es similar al que se tenía antes de la crisis y del que se tuvo antes del pico de agosto.


Para el analista, lo que revela este ajuste es que en los próximos meses las ventas minoristas ajustarán su ritmo de crecimiento, pero sin que se vengan a pique, ya que la baja inflación y todavía la tasa de cambio ayudarán a que se mantengan muchas promociones en el comercio, que seguirán convenciendo a los compradores.

 

21,5  por ciento es la participación de los bienes de consumo en las importaciones del país, según cifras del comercio.

 

111  pesos subió la tasa de cambio en los últimos tres meses. Esto significa un alivio para los exportadores.
 

Siga bajando para encontrar más contenido