Caída de la demanda interna presionará la inflación a la baja

El aumento del desempleo y de la desaceleración económica incidirán en la del consumo de los hogares colombianos.

POR:
mayo 13 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-13

El pasado 5 de mayo, el Dane publicó el dato de inflación correspondiente a abril: 0,32 por ciento, lo cual es sustancialmente inferior al dato que esperaba el mercado (0,45 por ciento, según la última encuesta realizada por Bloomberg).

Las principales presiones al alza sobre el nivel de precios las ejercieron los grupos de comunicaciones (0,9 por ciento), alimentos (0,49 por ciento) y salud (0,43 por ciento), mientras que la inflación de vestuario y educación fue casi nula (0,03 por ciento y 0,02 por ciento, respectivamente) y la del grupo de diversión cayó hasta 0,63 por ciento.

Este comportamiento es una clara muestra de la desaceleración de la demanda interna tras la recesión económica que hemos evidenciado desde el 2008, e incrementa las preocupaciones en torno a la recuperación de la economía local.

Aunque en términos anuales la inflación se ubicó en línea con la del mismo periodo del 2008, el ajuste de este indicador hacia abajo ha sido agresivo este año, y los resultados anuales de inflación de bienes no transables permiten observar que la desaceleración de la demanda ha empezado a afectar los gastos básicos de la población.

En abril, la inflación de este tipo de bienes fue de 4,92 por ciento en términos anuales, frente a 5,05 por ciento en el mismo periodo del 2008 y un promedio de 5,2 por ciento en el último año.

El anterior es un comportamiento típico de una economía en la que el nivel de desocupados asciende y sectores como la industria, el comercio y la construcción están creciendo a tasas muy bajas e incluso negativas.

De acuerdo con cifras publicadas por el Dane, en febrero la producción real sin trilla de la industria manufacturera cayó 12,8 por ciento anual, mientras las ventas lo hicieron 10,4 por ciento.

Las mayores presiones a la baja sobre el comportamiento de la producción y las ventas las ejercieron los bienes de capital y de consumo (ver cuadro), evidenciando, por un lado, la crisis de las empresas del sector y, por el otro, la caída en los niveles de empleo.

De hecho, en marzo el promedio móvil 12 meses de la tasa de desempleo de las 13 áreas metropolitanas se ubicó en 12 por ciento, 0,8 puntos porcentuales por encima del nivel registrado en el mismo periodo del 2008.

Este comportamiento genera preocupaciones en torno a la evolución de la actividad comercial para lo que resta de este año, si se tiene en cuenta que se ha incrementado el ritmo de crecimiento de la población económicamente activa (PEA) y que los indicadores económicos adelantados muestran que el proceso de desaceleración continuará en lo que resta del 2009.

Para la muestra: las licencias aprobadas de construcción están cayendo a una tasa anual 15,7 por ciento, cuando hace un año crecían a una tasa de 14,1 por ciento.

Por su parte, el comercio al por menor cayó 4,1 por ciento anual en febrero, presionado fundamentalmente por la caída del comercio de vehículos y motocicletas (-12,74 por ciento), y alimentos (-4,75 por ciento).

La PEA está creciendo por encima de su promedio histórico: a una tasa anual de 2,3 por ciento en marzo, frente a 0,83 por ciento en los últimos cinco años.

Ante este escenario, es posible esperar mayores presiones al alza sobre la tasa de desempleo, las cuales se traducen en mayores temores en torno a la salud de la economía local, si se tiene en cuenta que mayores niveles de desempleo se verán reflejados en una reducción del ingreso disponible de los agentes económicos, y finalmente en mayores presiones a la baja sobre la demanda interna.

En el 2008, la demanda final interna creció a una tasa anual de 3,55 por ciento, sustancialmente inferior al crecimiento observado en el 2007 y los últimos cinco años.

Corficolombiana estima que durante el 2009 la demanda interna continuará desacelerándose, presionada principalmente por la inversión y el consumo de los hogares ante la caída de sectores como la industria y la construcción, por lo que espera que al cierre del año caiga a una tasa de 0,45 por ciento anual.

Cabe resaltar, que ante este comportamiento las expectativas en torno a la inflación se ajustarán cada vez más al rango meta establecido por la autoridad monetaria (4,5-5,5 por ciento) y que la inflación anual en diciembre del 2009 será de 4,44 por ciento. 

Siga bajando para encontrar más contenido