Caída en precios del crudo cambia el panorama comercial de Venezuela en 2009, advierte consultora

Para los empresarios colombianos que exportan a Venezuela, el 2009 será un año "muy difícil, de preocupación, enormes retos y cautela".

POR:
noviembre 05 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-05

Esto se debe además a la desaceleración de su economía, el aumento de la inflación y las restricciones a las importaciones.

La advertencia proviene de Cristina Rodríguez, directora de Metroeconómica, reconocida organización de estudios económicos con sede en Caracas, quien ayer expuso ante cerca de 200 exportadores colombianos la situación actual y las perspectivas de la actividad productiva y el comercio internacional venezolano.

El mercado venezolano es el segundo destino de las exportaciones totales colombianas y el primero para las llamadas no tradicionales, principalmente industriales generadoras de mano de obra calificada.

El miércoles, en el foro 'El futuro de los negocios con Ecuador, Perú y Venezuela', organizado por Analdex y Esse Consultores, Rodríguez señaló que la caída en la producción petrolera de su país es una de las causas que llevó el crecimiento del PIB en el primer semestre a 6 por ciento, lejos del 8,2 por ciento alcanzado en igual periodo del 2007.

La experta observó que todos los sectores económicos, salvo las telecomunicaciones, se frenaron en el primer semestre del año frente a igual lapso del año 2007: comercio y servicios pasaron de 17 a 7 por ciento; manufacturas, de 7 a 3 por ciento. Además, el crecimiento de la demanda interna bajó de 18,5 a 8,5 por ciento, el consumo privado, de 16,5 a 10,2 por ciento y las importaciones, de 44,6 a 8,5 por ciento.

Por si fuera poco, la inflación acumuló 23,2 por ciento en septiembre, y 36 por ciento en los últimos 12 meses, aunque el año puede terminar en 32 por ciento. Y esto, dijo Rodríguez, les preocupa al Gobierno del presidente Chávez y a la gente.

La política antiinflacionaria está sustentada en el anclaje cambiario (tipo de cambio oficial fijo que está subestimado frente al que se mueve en el mercado paralelo), controles de precios, medidas contra el acaparamiento y especulación y restricciones a la liquidez.

Aunque el Gobierno lo niegue, la posibilidad de una devaluación del bolívar son cercanas. 

Siga bajando para encontrar más contenido