‘Sin calidad no hay comercio ni acceso a los mercados’

Ramón Madriñán Rivera destaca que lo colombiano se hace bien y competitivo frente a los artículos producidos en otros países.

POR:
agosto 09 de 2012 - 11:37 p.m.
2012-08-09

“El mercado estadounidense es más de los que nos imaginamos, en la medida que se adopten estándares de calidad homologados por nuestros compradores”.

La apreciación es de Ramón Madriñán Rivera, director de la Asociación Nacional de Organizaciones de Evaluación de la Conformidad (Asosec), quien ve algunas debilidades y oportunidades para los diferentes sectores exportadores del país.

¿Cómo se adapta el concepto de calidad a los tratados comerciales?

Toda la infraestructura relacionada con la calidad sirve para todos los acuerdos comerciales que haya firmado Colombia.

En este momeno, se está trabajando de manera puntual en ciertos productos con destino a los Estados Unidos, de los que se han identificado dificultades de orden técnico o de falta de infraestetructura.

Ya se identificaron necesidades por sectores (por ejemplo, laboratorios de referencia).

¿El mercado estadounidense tiene exigencias particulares?

Depende del sector; por ejemplo, en el sector eléctrico se parecen mucho, porque fue el de Estados Unidos el modelo de desarrollo de ese sector en Colombia.

Sin embargo, se han notado falencias en la fabricación de productos como hornillas y estufas eléctricas, y gasodomésticos, de los cuales ese país importa unos 1.000 millones de dólares anuales.

A los productores les está haciendo falta una certificación para entrar al mercado estadounidense.

¿Qué otros sectores tienen debilidades frente a la calidad?

En Colombia, hay productos de muy buena calidad que ya llegan a ese mercado. Uno de los que está por conquistar es el sector de la cosmetología, que tiene su materia prima en insumos naturales.

Sin embargo, estos deben analizarse y soportarlos en ‘tablas de referencia’.

En este sector, el país sí tiene carencia de laboratorios, calibración de estos y en personal.

¿Esa cosmética ya está inventada o se avanza en su desarrollo?

Hay un camino avanzado en Colombia, mientras que los franceses ya están más adelantados.

¿Además de los anteriores, hay otros sectores con carencias?

Las barras de acero corrugado tienen problemas parecidos, las que deben adaptarse a las necesidades de cada estado de los Estados Unidos, pues cada uno tiene exigencias particulares, especialmente en temas de sismorresistencia y flexibilidad.

Al anterior se suma el de alimentos procesados: la carencia está en la homologación de los laboratorios para evaluación de residualidades, por ejemplo.

¿Invertir en esto nos daría mejores precios?

No. Entramos a competir, de igual a igual, con otros países proveedores.

Vale la pena destacar que, precisamente por los temas de calidad, no entra a ese mercado todo lo que podría exportar el país; además, en muchos productos, la certificación de los Estados Unidos le permite entrar –sin mayor problema– a otros mercados similares.

En el caso puntual de los alimentos, esos análisis también terminan beneficiando a los consumidores locales.

¿Quién interviene en los temas de calidad?

La política de calidad tiene dos grandes grupos: los institucionales, para lo cual se expidió en el 2006 el documento Conpes 3446 de 2006, cuya tarea ya está completa.

Falta una parte regulatoria y de articulación entre varias instituciones, así como una política de desarrollo de laboratorios de ensayo y de calidad.

¿Hasta donde es la calidad un factor de desarrollo del comercio?

La calidad puede ser vista desde varios puntos de vista.

Si se exportan materias primas sencillas (como el café) se requiere estándares de calidad; por otra parte, si se comercia con productos elaborados, las exigencias son mucho mayores.

POR EVALUACIÓN DE CONFORMIDAD, HAY BARRERAS PARA LAS CONFECCIONES

Hasta en los detalles más minuciosos están evaluándose los textiles y las confecciones en los Estados Unidos.

Por ejemplo, en los broches de la ropa para bebé debe descartarse la presencia de plomo; sin embargo, para esto se hace necesario tener una máquina que haga análisis de absorción atómica.

Así, en el próximo congreso ‘Calidad, la Ruta para el TLC’, se evaluarán las posibilidades reales para que haya reconocimiento mutuo de las evaluaciones de calidad, se revisará la política de calidad del país y se analizará cómo hacer para que haya más laboratorios.

Además, durante el evento se le pedirá al Gobierno una mayor agilidad en la expedición y el ajuste de algunas normas relacionadas con la calidad.

Juan C. Domínguez

Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido