Calidad humana, clave para un buen clima organizacional

El experto Domènec Melé clasificó en cinco los tipos de empresas según el trato que les da a sus trabajadores.

Finanzas
POR:
agosto 02 de 2014 - 01:36 a.m.
2014-08-02

Mantener una buena relación entre los miembros de un equipo de trabajo no solo es un valor agregado para una organización, sino que también aumenta la productividad y disminuye la rotación de personal.

De acuerdo con un artículo publicado en la revista especializada Journal of Business Ethics, el buen trato a la hora de relacionarse con las personas también requiere de unos estándares de calidad, que incluso se pueden medir y caracterizar.

“Significa tratar con las personas de tal forma que sea apropiado con su condición humana, lo que implica actuar con respeto de su dignidad y de los derechos humanos; tener en cuenta sus problemas e intereses legítimos y fomentar su desarrollo personal”, señala Domènec Melé, autor del artículo y profesor de Ética empresarial del Iese Business School de la Universidad de Navarra.

En este sentido, Melé clasificó en cinco los tipos de calidad en el trato humano en las organizaciones.

En primer lugar, están las organizaciones maltratadoras, en las que el abuso del poder y la injusticia son el común denominador. De este tipo de empresas los buenos trabajadores huyen con frecuencia.

En segundo lugar, está el trato indiferente, que se caracteriza por una falta de preocupación por las necesidades de las personas, que raya con el irrespeto por su condición humana.

En tercer lugar, Melé identificó a las organizaciones con trato justo, en las que se respeta a las personas y a sus derechos.

El cuarto tipo de entidades identificado por el experto es la organización atenta, en la que hay un interés legítimo por apoyar a los colaboradores a resolver sus problemas.

Por último, está la organización ‘desarrolladora’, que es el nivel máximo de una empresa, caracterizado por favorecer el florecimiento humano y estimular vínculos de amistad en todos los niveles de las empresas.

A este nivel es al que deben aspirar los gerentes y directores de empresas si quieren mantener un buen ambiente al interior de sus organizaciones.