'La calidad de las medicinas no puede tener término medio'

'La calidad de las medicinas no puede tener término medio'

POR:
diciembre 16 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-12-16

La Asociación de Laboratorios Farmacéuticos de Investigación y Desarrollo (Afidro), insistió ayer ante el Gobierno para que expida la reglamentación de medicamentos biotecnológicos y biosimilares, como lo señala la Ley 1438, cuyo plazo definitivo vence el 19 de enero del próximo año. El presidente del gremio, Francisco de Paula Gómez, dijo que si este trámite no se cumple, el país se verá enfrentado a un grave riesgo en la calidad de los medicamentos, además del alto impacto para la salud de los colombianos. Indicó, además, que el riesgo no se presenta solamente por la demora en la expedición del reglamento de este mercado, sino en los términos contemplados del texto que debe ser adoptado a mediados de enero próximo. "Colombia no puede ser la excepción en el cumplimiento de los estándares internacionales de calidad de los medicamentos, ni en la obligación de acoger las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, sobre los controles a los productos farmacéuticos biotecnológicos", sostuvo Gómez en diálogo con Portafolio. La preocupación del gremio que representa a los laboratorios farmacéuticos internacionales, es que el tiempo para la reglamentación del tema se está agotando, en tanto que las discrepancias con los laboratorios nacionales y los importadores de medicamentos son cada vez más profundas. Pero ¿qué es lo que ha dificultado la expedición de la reglamentación? Según Afidro, el problema radica en que los importadores y los comercializados de medicamentos pretenden que la reglamentación excluya una serie de pruebas que calidad y efectividad de los productos que ellos planean ingresar al país, argumentando que ese tipo de controles encarece las medicinas. "Yo tengo que decir que, en materia de salud, no es posible tener posiciones flexibles, pues cuando una persona consume un medicamento no puede jugar al ensayo, sino que tiene que tener la certeza de que ese producto no le va a ocasionar daño algunos. Aquí sucede como en los vuelos aéreos, que nadie de sube a un avión si no tiene la confianza de que la aeronave cumple con todos los estándares de calidad", señaló el presidente de Afidro. En su opinión, el problema más grave es que este tipo de medicamentos biotecnológicos se usan para enfermedades de alto costo por su complejidad. Por ejemplo, cáncer y leucemia, lo que hace aun más riesgoso el hecho de que algún sector de la cadena no quiera los productos que sacan al mercado les sean practicadas pruebas de calidad y efectividad. La idea es que cada uno demuestre qué es lo que dice ser.

Siga bajando para encontrar más contenido