Calificadoras descalificadas

La crisis ha tenido la dolorosa virtud de develar las ineficiencias de muchas instituciones, lo irracional de ciertas políticas y lo aventurado de diversas decisiones de agentes privados. Un caso típico es el de las firmas evaluadoras de riesgo, constituidas en tribunal inapelable cuando emitían sus calificaciones, las cuales a pesar de ser privadas, tenían gran incidencia en decisiones de inversión y de crédito.

POR:
noviembre 04 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-04

El negocio de dichas firmas implica que una empresa paga por su calificación, pero puede exigir confidencialidad de dicha calificación; y existía conflicto de intereses, pues había inversiones de las calificadoras en algunas empresas sometidas a su evaluación. Por ello, la Comisión de Bolsa y Valores dijo en su informe de junio que dichas firmas hicieron caso omiso de tales conflictos de interés y violaron la objetividad al otorgar calificaciones máximas a bonos hipotecarios que demostraron carecer de solidez. En los inicios de la actual crisis la morosidad de los préstamos se disparó por encima de las previsiones de dichas calificadoras y el valor de las viviendas también cayó más de lo previsto, todo lo cual pone en entredicho la calidad de su trabajo. Pero algo peor es el hecho de que al aparecer la crisis redujeron la calificación de Bear Stearns y Lehman Brothers precipitando su quiebra. Resulta inaceptable que frente a la crisis, las mismas firmas que decidieron el destino de muchos países y empresas, ahora expresen en las audiencias del Congreso que investigan su desempeño que el bajón de los precios de las viviendas los tomó por sorpresa y que sus sistemas fallaron. Por ello, concluyó el presidente de la comisión legislativa Henry Waxman, que “la historia de las entidades calificadoras de riesgo es la historia de un fracaso colosal” (PORTAFOLIO 24/10/08 pág. 17). El mismo Jefe del Comité de Bolsa y Valores de la Cámara de Representantes sostuvo que las agencias calificadoras están equivocadas al insistir que el derrumbe de las hipotecas era impredecible, advirtiendo que el otorgamiento de altas calificaciones a hipotecas riesgosas contribuyó a crear la burbuja que acaba de estallar. El legislador citó documentos que muestran que tales firmas estaban plenamente conscientes de dicho conflicto de intereses. El comité hizo circular una presentación realizada por Raymond Mc Daniel, director ejecutivo de Moody’s, a los directores de la compañía en octubre de 2007, en la que afirma que la entrada de Fitch a un mercado controlado por Moody’s y Standard and Poor’s, creó una presión hacia el desmejoramiento de las calificaciones. Un correo electrónico dirigido por un empleado de S&P a un colega y revelado en la audiencia dice: “esperemos que todos seamos ricos y estemos jubilados para cuando esta casa de naipes se caiga”. beethovenhv@yahoo.com '' La crisis ha tenido la dolorosa virtud de develar las ineficiencias de muchas instituciones.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido