California rechazó rotundamente medidas de emergencia propuestas por el 'Governator' para enfrentar el déficit

La mayoría de la población del estado más rico de Estados Unidos votó en contra de un paquete de medidas de emergencia para aumentar los impuestos y reducir el déficit fiscal.

POR:
mayo 20 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-20

De las seis medidas que se votaron el martes, la única propuesta adoptada (por 75% de los votos) fue la de congelar el sueldo del gobernador, los legisladores y otros puestos de funcionarios públicos de alto nivel.

Todas las demás --que incluían aumentar los impuestos al consumo, los ingresos y los vehículos-- fueron rechazadas por entre 60 y 70% de los votos, según las últimas cifras oficiales que también constataron un alto porcentaje de abstención.

Las propuestas fueron acordadas en febrero por Schwarzenegger y los legisladores estatales con el fin de equilibrar el presupuesto de este próspero estado, sin embargo siempre a punto de la quiebra, cuya deuda podría llegar a 40.000 millones de  dólares en 2010.

El republicano Schwarzenegger hizo una campaña a favor de las medidas que pintó como un referéndum y advirtió que el fracaso de éstas podía provocar a corto plazo un agujero fiscal de 21.300 millones de dólares.

También apuntó en una carta a los legisladores locales que por primera vez desde 1938, California enfrenta una caída en su recaudación de impuestos, como consecuencia de la recesión que golpea a todo el país y especialmente a este estado, el más rico  y poblado de Estados Unidos con unos 37 millones de habitantes.

"Hemos escuchado a nuestros electores y respeto el deseo de la gente que está frustrada con la disfunción de nuestro sistema presupuestario", dijo Schwarzenegger en un comunicado al conocer los resultados de la consulta.

"Ahora tenemos que ir hacia adelante desde este punto para empezar a acomodar nuestra crisis fiscal con soluciones constructivas".

"Enfrentamos un asombroso déficit de 21.300 millones de dólares y en orden de prevenir un desastre fiscal, demócratas y republicanos tenemos que colaborar y trabajar juntos", indicó el gobernador, otrora estrella de Hollywood.

Desde Washington, el gobierno de Barack Obama dijo el miércoles que seguirá ayudando a este estado, que de ser un país figuraría entre la quinta y sexta economía del mundo con dimensiones como Italia.

"Estamos comprometidos en ayudar a California en estos difíciles tiempos económicos", dijo un funcionario en Washington citado por el diario Los Angeles Times.

El déficit fiscal de este estado parece un problema insuperable que cada cierto tiempo pone en jaque a los políticos de California, sede de un importante parque productivo, donde se fabrican partes de aviones, se ensamblan automóviles, existe una  gran industria textil, una de las industrias agropecuarias más grandes del país y que alberga la innovación informática.

Pero por otro lado, posee un aparato burocrático enorme, cuerpos de policías y bomberos de primer nivel con tantos miembros como un ejército de un país pequeño, gasta millones en labores de rescate por siniestros naturales (incendios, sequía y  sismos) y en tiempos de crisis suele sacrificar la educación pública y el sistema de salud.

Además en los últimos 12 meses en California, que también alberga la próspera industria del entretenimiento, se perdieron 637.400 puestos de trabajo hasta abril, como consecuencia de la recesión, que empezó oficialmente en diciembre de 2007 y  continúa profundizándose cifrando la cesantía en 11,2%. La media nacional de desempleo en Estados Unidos es de 8,5%.

Siga bajando para encontrar más contenido