“¿Por qué no se calla?

Muchos analistas del incidente entre el Rey de España y el presidente Chávez se han quedado en las formalidades, sin avanzar en las consecuencias económicas y políticas que el incidente va a tener. Hay tonos para los celulares, canciones, caricaturas, camisetas y miles de acciones en Internet, hasta convertirse en la frase de cualquier español más repetida en 500 años en América.

POR:
noviembre 19 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-19

Chávez ha llamado “demonio” a Bush, “ladrón” a Alan García, “payaso” al cardenal de Venezuela, “pendejo” al Secretario General de la OEA, “loros del imperio” a los senadores de Chile y de Brasil que criticaron la no renovación de la licencia a RCTV , “cachorro del imperio” al presidente Fox de México y “mandó al cuerno” al ex primer ministro de Inglaterra Tony Blair. Nunca alguien pudo interrumpirlo cuando lanzaba esas calificaciones, es la primera vez que ello ocurre, pero con su intervención el monarca bajó desde su pedestal al terreno de los mortales. El ambiente estaba caldeado, pues la cumbre empresarial había expresado temores por la seguridad jurídica para sus inversiones, y se entendía como una advertencia al Gobierno de Venezuela, pues temen que adopte medidas que afecten a las empresas privadas y multinacionales. El reclamo de Chávez por el apoyo del presidente Aznar al golpe que lo alejó del poder en abril del 2002 es legítimo, pues el Embajador de España visitó al presidente Carmona sin haber sido electo. Pero Chávez sugiere que el Rey estaba al tanto y aprobó esa acción, lo cual es improbable. Además cuestiona el origen de la monarquía, olvidando que hace parte de la Constitución, ratificada en un referendum por el 95 por ciento de los españoles. Y mientras Chávez intentó un golpe de Estado, el Rey se opuso firmemente al golpe de Tejero y defendió la naciente democracia española. Los Bancos Santander y BBVA tienen la mayor parte del ahorro en este continente, Telefónica controla el 36 por ciento del servicio en Brasil, Venezuela, Chile y Perú; Repsol compró YPF de Argentina y Endesa es el mayor operador eléctrico privado en América Latina, y ya el presidente Chávez ha anunciado que someterá a cuidadoso escrutinio a las empresas españolas que operan en Venezuela. Aunque José María Álvarez, director general de Telefónica para Latinoamérica, ha dicho “no estamos preocupados por nuestras inversiones en Venezuela, es un gran mercado y con unos márgenes muy buenos” y aunque el Consejo Superior de Cámaras de Comercio de España ratificó el “permanente compromiso de las empresas de España con el desarrollo económico y social de todos los países latinoamericanos", el gremio de empresarios de Galicia admitió haber enfriado sus inversiones y relaciones comerciales con Venezuela y Nicaragua alegando “inestabilidad política y jurídica”. Son grandes los intereses en juego y el incidente puede ser el detonante de un conflicto de mayores proporciones en el campo económico. Por ello, mientras el Gobierno de Venezuela advierte que “someterá a profunda revisión las relaciones económicas, políticas y diplomáticas con España”, el Gobierno de España ha declarado que “espera que las relaciones retornen prontamente a la normalidad”. Profesor de las U. Nacional y Externado El reclamo de Chávez por el apoyo del presidente Aznar al golpe que lo alejó del poder en abril de 2002 es legítimo”.

Siga bajando para encontrar más contenido