Calorías: tan adictivas como la coca

Washington/Reuters. Darse una comilona con alimentos de alto valor calórico puede ser tan adictivo como la cocaína o la nicotina y puede provocar una ingesta compulsiva y obesidad, esa fue la conclusión de un reciente estudio publicado en revista Nature Neuroscience.

Finanzas
POR:
marzo 30 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-30

La investigación, conducida en animales, no puede aplicarse directamente a la obesidad humana, pero ayudaría a comprender la enfermedad y desarrollar terapias para tratarla, según escribió un equipo de científicos en la publicación. El estudio, desarrollado en ratas, determinó que el consumo en exceso de comida con alto contenido calórico podía desencadenar respuestas similares a la adicción en el cerebro y convertir a las ratas en comedoras compulsivas en un laboratorio. Los científicos también detectaron un descenso de los niveles de un receptor específico de dopaminas -una sustancia química del cerebro que genera un sentimiento de gratificación- en las ratas con sobrepeso, el mismo que se encuentra en los humanos adictos a las drogas, según el artículo. Las enfermedades vinculadas a la obesidad cuestan a E.U. alrededor de 150.000 millones de dólares al año. Para desarrollar el estudio, el equipo científico fue a una tienda de alimentos. “Básicamente compramos pastelitos de chocolate, tarta de queso, tocino, salchichas, las cosas que a uno le gustan, pero sabe que no debería comer”, dijo uno de los investigadores. También compraron comida saludable y elaboraron un plan de dieta para tres grupos de ratas. Uno de los grupos comía una dieta saludable. Otro recibía comida saludable, pero tenía acceso a alimentos de muchas calorías durante una hora al día. Las ratas del tercer grupo eran alimentadas con una dieta saludable y tenían acceso ilimitado a alimentos de alto contenido calórico. Las del tercer grupo desarrollaron una preferencia por los alimentos con muchas calorías y pronto se convirtieron en obesas. “Lo que vemos en nuestros animales es muy similar a lo que se ve en los humanos indulgentes. Parecía que estaba bien, por lo que podemos decir, disfrutar de los aperitivos, pero si se es demasiado indulgente, entonces se produce el problema”, concluye el estudio. ADRVEG