¿Por qué cambian de empleo los colombianos?

Inconformidad por aspectos salariales, profesionales o de clima organizacional, razones principales.

La baja remuneración es uno de los factores que lleva a  los colombianos a cambiar de empleo permanentemente.

Archivo particular

La baja remuneración es uno de los factores que lleva a los colombianos a cambiar de empleo permanentemente.

Finanzas
POR:
agosto 29 de 2014 - 10:41 p.m.
2014-08-29

Generalmente, el trabajo es concebido como el vehículo que permite a los individuos solventar sus necesidades básicas, alcanzar la calidad de vida deseada y obtener una realización personal y profesional.

Además, es la principal actividad que se realiza a diario y en la mayoría de los casos, consume la mayor parte del tiempo de las personas. Sin embargo, cuando comienza a vislumbrarse inconformidad por aspectos salariales, profesionales o de clima organizacional, la búsqueda de nuevos horizontes laborales puede hacerse inminente.

Entre los principales motivos por los cuales las personas deciden cambiar de trabajo, de acuerdo con Michael Page, la firma multinacional experta en el reclutamiento y gestión de talento humano, se destaca en primer lugar la mala relación con el jefe.

Actualmente, los empleados prefieren un jefe que sea flexible para la interacción y que tenga las “puertas abiertas” de su oficina, en contraposición a la antigua imagen del superior que no generaba interacción directa con sus colaboradores. Las compañías en la actualidad demandan jefes que valoren el trabajo ajeno y apoyen el desarrollo profesional y personal.

“El jefe ideal es aquel que reconoce que no todas las personas son iguales y se esfuerza por entender las motivaciones y necesidades de cada uno de sus empleados. Hoy en día se critica mucho a la generación Y, por la alta rotación que se evidencia en las organizaciones, pero muchas veces el motivo de este fenómeno es la falta de entendimiento por parte de sus superiores”, afirma Axel Dono, director ejecutivo de Michael Page Colombia.

Cuando un directivo trabaja sobre la línea del autoritarismo y no se preocupa por las aspiraciones de sus colaboradores, comienzan a surgir desacuerdos constantes que hacen muy difícil restaurar la relación dañada y no aportan al buen clima laboral, afectando el desempeño e incluso la salud de los empleados. Es fundamental que las relaciones con los líderes de la organización se consoliden desde una base de comunicación y retroalimentación continua.