‘Cambio climático: se atiende ya o nos saldrá muy caro’

Colombia sería uno de los países que por su condición geográfica podría sufrir con mayor impacto las consecuencias del calen- tamiento global. Hoy presentan informe sobre el tema en Bogotá.

Felipe Calderón, expresidente de México.

Archivo Portafolio

Felipe Calderón, expresidente de México.

Finanzas
POR:
octubre 30 de 2014 - 03:29 a.m.
2014-10-30

Las labores necesarias para combatir el cambio climático no riñen con la estrategia de los países para garantizar el crecimiento económico.

La Comisión Global sobre la Economía y el Clima ha desarrollado una estrategia con 10 acciones clave.

El plan será presentado hoy en Bogotá, en un evento liderado por el ministro del Medio Ambiente, Gabriel Vallejo y con la presencia del expresidente de México, Felipe Calderón, líder de la Comisión Global sobre la Economía y Clima. El exmandatario habló con Portafolio.

Hay una frase que se le atribuye a Mark Twain según la cual todo el mundo habla del clima pero nadie parece hacer nada. ¿Qué diría a la luz de este informe?

Es cierto que hay una preocupación general y también hay razón en que no se está haciendo lo suficiente. Para la mayoría de los gobernantes o de los empresarios, el cambio climático es un problema que si se enfrenta implica enormes costos económicos y riesgos, y por esa razón no se toman acciones sólidas. Además, es un problema que se ubica lejos en el tiempo, y por ser un tema global es difícil individualizar responsabilidades.

El reporte ofrece alternativas económicas, en las cuales nosotros afirmamos que, si se siguen las recomendaciones, se puede tener crecimiento económico y a la vez combatir el cambio climático. Pero para ello hay que cambiar tres grandes sistemas.

¿Cuáles son?

1 La energía. Necesitamos hacer un modelo con menos emisiones de carbono, para ello requerimos impulsar la eficiencia energética y, desde luego, hacer una transición ordenada hacia la energía renovable.

2 Las ciudades. El modelo es de mucha expansión territorial y centrarlo en la lucha de lo individual ya no es viable para el futuro. Las nuevas ciudades y las existentes no podrán tener una expansión territorial o deberán ser muy ineficientes. Solo pensar en los tiempos de recorrido en el automóvil, significa la salida de millones de dólares cada año.

3 El uso del suelo. Habrá que aplicar tecnologías existentes para producir más alimentos y con mejor calidad en una superficie menor. Esto nos lleva a la otra conclusión, y es que tenemos que parar la deforestación a través de diversos mecanismos. Se pueden hacer las cosas. No es sencillo porque hay que hacer cambios que generan costos en el corto plazo pero al final el resultado será no solo reducir los riesgos climáticos, sino generar crecimiento económico y los empleos que andamos buscando.

En el reporte tocan un tema que concierne a Colombia que es la recomendación de acelerar el abandono de la generación de energía contaminante a partir de carbón, y nosotros somos el cuarto exportador más grande del mundo…

En el reporte se menciona que debemos diseñar lo que llamamos una transición justa, para que las consecuencias en el corto plazo puedan ser compensadas por la comunidad internacional y que a la vez, se explote al máximo el potencial que hay en todo tipo de energía.

Honestamente, veo que Colombia tiene una economía cada vez más diversificada y mucho menos dependiente del carbón. Las medidas que proponemos de acelerar la transición a una economía baja en carbón le ayudarán a Colombia.

Por otra parte, no se pretende un corte abrupto en ninguna de las medidas que proponemos pero sí irnos retirando de las generaciones de energía a base de carbón. Esto nos debe llevar a que quienes puedan resultar más sensibles en estas áreas tengan mecanismos compensatorios para las empresas y los trabajadores.
 

En el pasado ha sido difícil negociar una aproximación global a este tema y eso les sirve de excusa a ciertos gobiernos para no dar los primeros pasos. ¿Cómo ve el ambiente hoy en día?

Una negociación global de este tipo implica un proceso de negociación muy difícil pero a fin de cuentas es importante que se persevere en el esfuerzo internacional. Yo veo más oportunidades que no había antes. Por ejemplo, hubo más disponibilidad de China a partir de un acuerdo global.

El gobierno americano, a pesar de la oposición de su Congreso, está tomando medidas y proponiéndolas en el camino correcto. Hay un nuevo impulso, a mi juicio, a nivel global sobre estos temas y eso nos va permitir tener una probabilidad mayor de llegar a un acuerdo.

¿Cuál es el costo de no hacer nada?

Los países que estamos en la zona intertropical tenemos más vulnerabilidad al cambio climático, por huracanes, sequías o lluvias torrenciales. Estos son el tipo de fenómenos que veremos con más frecuencia. De mantenerse esta tendencia, nos llevará a una diferencia en la temperatura de la tierra de más de 4 grados centígrados respecto a la temperatura de la era preindustrial. Colombia será uno de los países que por su geografía, sufre con mayor impacto las consecuencias del cambio climático. México también tiene ese esquema y también hemos analizado los riesgos. Y quizá deberíamos, como Colombia, ser de los países más interesados en combatir el cambio climático.

¿Cuál es el mensaje central que quisiera dejar?

Quisiera que los colombianos pudieran revisar el reporte y que pudiéramos ver una percepción mucho más amplia tanto de la problemática del cambio climático como la necesaria para el impulso de la economía. Creemos, por otra parte, que la innovación que se estimaría con las medidas que establece el reporte, con la inversión en infraestructura que de todas maneras tenemos que hacer, que calculamos sean en los próximos 15 años sean de 90 billones de dólares, eso nos permitirá lograr un mayor crecimiento económico.

Es complejo e implica riesgos en el corto plazo, pero en el mediano y largo plazo tendremos un crecimiento mayor y con menor riesgo climático que nos evite las consecuencias de estos efectos, que en el futuro serían impagables.

ALGUNAS RECOMENDACIONES

El estudio ‘La Nueva Economía Climática’ señala que cualquier país, independientemente de su ingreso, puede adoptar medidas con el cambio climático al tiempo que actúa para impulsar el crecimiento económico.

Entre los temas clave, aparte de las transformaciones en las ciudades, el uso del suelo y el desarrollo de energías limpias, es clave que los países cuenten con liderazgo político y trabajen en la transición hacia una economía de bajo consumo de carbono, lo cual incluye hacer inversiones en infraestructura y en innovación para que los recursos sean más eficientes.

Igualmente, hay un plan de acción global que consta de 10 recomendaciones que incluyen integrar al clima en los procesos de toma de decisiones económicas, retirar subsidios a combustibles fósiles y los incentivos para la expansión urbana, reducir los costos para invertir en infraestructuras de bajo uso de carbono, y detener la deforestación, entre muchos otros.

Según el informe, de adoptarse dichos planteamientos y hacer las inversiones requeridas, se lograría la reducción de la mitad de las emisiones contaminantes en 2030, lo que mitigaría los riesgos del cambio climático.