Cambio en las perspectivas de la Reserva Federal

La Reserva Federal publicó la semana pasada sus proyecciones económicas para el período 2007-2010. La autoridad monetaria estadounidense espera una moderación importante del crecimiento económico para el próximo año y, adicionalmente, señala una serie de riesgos que podrían significar un crecimiento aún menor.

POR:
noviembre 29 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-29

La revisión a la baja más notable se presentó en las proyecciones de crecimiento del PIB. Mientras que en las proyecciones publicadas en junio del 2007, la Reserva Federal esperaba un crecimiento del PIB en el 2008 en el rango de 2,5 a 2,75 por ciento, las proyecciones publicadas la semana pasada se ubican en un rango de 1,8 a 2.5 por ciento. En el mediano plazo (2009-2010), la Fed espera que la economía estadounidense crezca a una tasa de 2,5 por ciento anual. Según las minutas, la revisión del pronóstico de crecimiento para 2008 obedece a factores como la menor disponibilidad de créditos subprime, el deterioro sostenido de los indicadores de la construcción y los mayores precios del petróleo. Se espera que el deterioro de la riqueza proveniente de la vivienda genere un incremento en la tasa de ahorro, que deberá reducir el consumo personal en el corto plazo. El crecimiento del producto por debajo de su nivel potencial deberá incrementar la tasa de desempleo el próximo año. Las proyecciones publicadas por la Fed señalan que la tasa de desempleo deberá ubicarse entre 4,8 y 4,9 por ciento en promedio durante el último trimestre del 2008. Sin embargo, resulta importante señalar que si bien el Fondo Monetario Internacional espera una desaceleración económica similar en 2008 (1,9 por ciento), la tasa de desempleo esperada por este organismo es mucho más alta: 5,7 por ciento al finalizar el año. Así, la tasa de desempleo proyectada por la Reserva Federal parece no tener consistencia con la desaceleración económica esperada por ésta. Por otro lado, el menor ritmo de crecimiento de los precios de la energía esperado para 2008, el debilitamiento de las presiones derivadas de la utilización de la capacidad instalada y las expectativas de inflación ancladas, deberán reducir las presiones sobre la inflación. Se espera que la inflación núcleo PCE (Personal Consumption Expenditures) se ubique entre 1,7 y 1,9 por ciento en 2008. En las proyecciones publicadas en junio se establecía un rango de 1,75 a 2,0 por ciento. Finalmente, la Fed señala una serie de riesgos que podrían significar un menor ritmo de crecimiento en los próximos años. El mayor, es que la continuidad del deterioro de la actividad económica podría apretar aún más las condiciones del mercado de crédito en el país. Se formaría entonces una especie de círculo vicioso entre las condiciones del sistema financiero y de la economía. En segundo lugar, una contracción más severa del sector de la construcción podría conllevar a una caída más pronunciada de los precios de la vivienda, con su consecuente impacto sobre el consumo de los hogares.

Siga bajando para encontrar más contenido