Cambio de planes

La caída en las exportaciones latinoamericanas y su efecto fiscal se verá agravada por la reducción del crédito externo y de la inversión extranjera, recortando las otras fuentes de recursos externos. Según el perfil, todos nos veremos afectados en mayor o menor grado por la reducción de la demanda internacional del mundo industrializado.

POR:
noviembre 20 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-20

En el caso Colombiano, además, hay que tener en cuenta lo que suceda en Venezuela y Ecuador, los cuales están de primeros en la lista de vulnerabilidad así como en la de nuestras exportaciones no tradicionales, con mayor diversificación y valor agregado. Ecuador tiene una especial sensibilidad. Es altamente dependiente de sus ingresos petroleros. Su deuda total llega al 20.7 por ciento del PIB. Las remesas provenientes del exterior, primeras en afectarse debido a su origen, juegan un papel muy importante con el resto de las exportaciones, concentradas en pocos productos y mercados. Finalmente, al estar dolarizado, la disminución de dichos ingresos puede, además, llegar a ser un serio problema de liquidez interna La izquierda populista latinoamericana, apalancada en los ingresos energéticos y liderada por Hugo Chávez y sus socios más cercanos y muchos otros que han venido bailando al son de su chequera, tendrá que hacer profundos cambios en sus planes. Ecuador, el socio de la Opep de menor producción, con cerca de 500 mil barriles diarios, ya presenta los primeros síntomas de la crisis. Primero, manifestó no estar en capacidad de asumir una segunda reducción de la cuota petrolera que se piensa sería de un millón de barriles diarios, si la tesis política de Venezuela e Irán logra imponerse a la de Arabia Saudita. A continuación, atrasó un pago de intereses por 30 millones de dólares, y ya Correa amenaza abiertamente con no pagar parte de la deuda externa alegando, cosa rara, "ilegitimidad" en su contratación. Lo cual, como en la Argentina del 2001, le daría unos recursos adicionales muy importantes Amenazas que, ante la situación petrolera, empiezan a ser tenidas en serio, debilitando aún más la confianza externa en el país. Al tiempo, incrementa su agresividad frente a Colombia, lo cual configura una línea de acción política complementaria que puede convertirse en realidad, mediante un incidente militar preparado. Si bien sus reservas totales en dólares sumarían cerca de US$8 mil millones y el presupuesto del 2008 se calculó sobre un barril a US$35, el ajuste para el 2009 debería ser sustancial, lo cual no es fácil para un gobierno populista en el primer año de la nueva constitución. Como tampoco lo sería reducir los subsidios internos que llegan a US$6 mil millones. Al estar dolarizados, la ‘desdolarización’ como medida preventiva toma fuerza, facilitándole la liquidez requerida y el consiguiente gasto populista. Eliminar el dólar es un tema de los afectos de Correa, al margen de las graves consecuencias inflacionarias y financieras que pudiera generar. Sin embargo, habrá que ver qué camino toma en un escenario donde debería cambiar sus planes frente a la apertura externa, al capital internacional, las multinacionales así como a los organismos multilaterales. Políticamente, se encuentra entre los grupos que cada vez más están a su izquierda, exigiéndole cumplir sus promesas, y el resto del país con la clase media y los partidos de oposición que con la insoslayable realidad económica lo presionarán en la dirección opuesta. albertosch@cable.net.co '' Las remesas provenientes del exterior juegan un papel muy importante con el resto de las exportaciones.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido