Cambios en rutas de cruceros se generan por temor a contagios de gripa AH1N1

El crucero en el cual Zenaida Cervantes compró pasaje debía hacer escala en la Riviera Maya de México, pero la llevó a Seattle, donde había una mañana húmeda, con temperatura de 10 grados centígrados.

POR:
mayo 11 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-11

Cuando la epidemia de gripa AH1N1llegó a su cenit, operadores de cruceros, como Carnival y Royal Caribbean Cruises, desesperados por evitar enfermedades entre los pasajeros y temiendo pérdidas, decidieron cambiar la ruta de sus barcos a México hasta mediados de junio.

Por lo tanto, aún cuando el temor a contraer el virus AH1N1 ha disminuido, pasajeros como Cervantes, que buscaban un sol radiante y un clima cálido, han terminado en San Francisco, Seattle y Victoria, en la Columbia Británica, Canadá: ciudades más famosas por su niebla y su humedad incómoda, que por cielos azules y playas doradas.

Importantes empresas de cruceros están compensando a los pasajeros por ese cambio de planes ofreciendo reembolsos o vales para cruceros futuros. Los pasajeros también tenían la opción de quedarse en sus hogares y recibir un reintegro completo del pasaje, pero la mayoría ha optado por viajar, expresaron empresarios de diferentes líneas de navegación.

Eso ha servido para que los nuevos destinos se beneficien ampliamente. En San Francisco, se han registrado 16 desembarcos adicionales de cruceros gracias al virus AH1N1 en México.

Eso acrecentará el tráfico portuario un 31 por ciento y traerá 49.000 nuevos visitantes, dijo Michael Nerney, gerente de mercadeo marítimo en San Francisco. Cada desembarco puede significar un millón de dólares en ventas para los negocios de la ciudad.

"Esto es muy inusual, realmente sorprendente, ya que las empresas programan sus recorridos con una antelación de entre 12 y 18 meses. Y es muy raro que hagan cambios incluso menores", señaló Nerney.

El comercio se beneficia

La aduana recibe 15 dólares por cada pasajero y los restaurantes y comercios que dependen del turismo también se benefician, indicó el ministro de turismo Vincent Vanderpool-Wallace.

Los beneficios serán segura- mente transitorios, ya que el brote no parece tan severo.

"Es un auge que durará poco y que ya puede estar empezando a disiparse", expresó Michael McCall, experto en turismo.  

Siga bajando para encontrar más contenido