Cambista piden que los vigilen

El negocio de compra y venta de divisas está en crisis y por eso ayer las casas de cambio y los cambistas profesionales le pidieron al Gobierno medidas de emergencia que los ayuden a recuperarse.

POR:
mayo 21 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-21

Mientras para las primeras (que en total son 10 y son vigiladas por la Superfinanciera) la respuesta está en la reforma financiera, con la cual se pretende ampliarles su campo de acción, para los segundos no hubo solución. Los cambistas profesionales, que según la Dian son 1.380 y que se diferencian de las casas de cambio porque no pueden recibir remesas ni monetizar exportaciones, pidieron que no los sigan estigmatizando con lavado de activos, y que, para formalizarse y depurarse más, pasen a la vigilancia de la Superfinanciera. Hoy los controla la Dian y, según los gremios de cambistas, esta entidad no cuenta con la capacidad para hacer los controles que eviten el lavado, como sí los tiene la Superfinanciera. Sin embargo, la petición de los cambistas, que fue presentada durante un debate en la Comisión Segunda del Senado, no tuvo eco entre las autoridades. Óscar Franco, director de la Dian, respondió que ellos cumplen con su obligación de vigilancia hasta donde les está permitido en la Ley, pero que no les pueden exigir a los cambistas patrimonios mínimos para operar (como sí ocurre con las casas de cambios), pues esa no es su labor. César Prado, superintendente Financiero, dijo que su entidad no los puede vigilar, pues ya supervisa a 250 instituciones, y el ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, corroboró que el gran número de cambistas hace muy difícil que queden bajo la tutela de la Superintendencia. A COMPETIR CON LOS BANCOS La respuesta que ofrece el Gobierno a las casas de cambio para que salgan de la crisis -la cual sacó a dos de ellas del mercado e hizo que entre enero y marzo perdieran 2.830 millones de pesos-, es permitirles nuevas actividades, pues además de recibir remesas del exterior, podrán realizar giros nacionales en pesos y operar como corresponsales no bancarios. Estas autorizaciones están planteadas en la reforma financiera y dependen de la aprobación que les dé el Congreso. Las casas de cambio piden que les autoricen también hacer recaudos (de servicios públicos o de impuestos) para así poder competir mejor con los bancos.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido