El largo camino hacia un futuro con energía alternativa

Pasarán muchos años antes de que las nuevas tecnologías hagan mella en las actuales fuentes de electricidad, ya sea debido a la infraestructura o a las políticas gubernamentales

POR:
febrero 26 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-02-26

Nuevas tecnologías de energía que prometen reducir el uso de combustibles fósiles y recortar las emisiones de gases invernadero serán una realidad en el futuro. Eso sí, no espere que ese futuro sea muy cercano.

¿A qué se debe el retraso? Después de todo, la revolución informática ha demostrado lo rápido que se pueden imaginar, desarrollar y vender las innovaciones. Pero las nuevas tecnologías de energía no funcionan así. Pueden tardar años en entrar en el mercado, y de 20 a 30 años en desplazar a los actuales productos.

Esto, en parte, se debe al enorme tamaño del mercado de energía.
El consumo global de electricidad se estima en un total de 150 billones (millones de millones) de kilovatios-hora en 2010. La industria eléctrica en EE.UU., el mayor consumidor de energía del planeta, produjo unos 3,7 billones de kilovatios-hora de electricidad en 2009. Casi la mitad del total se generó con carbón, mientras que la energía solar contribuyó a menos del 0,1%. La eólica es una de las fuentes de energía renovable de mayor crecimiento en el mundo. Pero para finales de 2008, sólo había una capacidad generada de 121,2 gigavatios, alrededor de 1,5% del consumo mundial de electricidad.

Por supuesto, ninguna tecnología por sí sola necesita reemplazar a toda la electricidad producida por carbón. Los investigadores están trabajando en varias tecnologías simultáneamente, y coinciden en que los responsables de las políticas y los gobiernos pueden acelerar o retrasar sus esfuerzos. Los gobiernos pueden dedicar fondos a la investigación y desarrollo y a programas piloto, y los altos precios del petróleo pueden aumentar el atractivo de las fuentes alternativas de energía para inversionistas y consumidores.

Pero incluso combinando todas las alternativas actuales, es muy improbable que tengan un gran impacto en los próximos años.

Para entender mejor el porqué, ofrecemos una relación de las alternativas más prometedoras. 

 Energía solar

 LA TECNOLOGÍA: la energía del sol se puede usar para producir electricidad directamente con paneles fotovoltaicos o indirectamente usando luz solar concentrada para calentar un líquido que produce vapor, que a su vez activa turbinas eléctricas. Se pueden construir plantas que concentran la energía solar y almacenan calor, con lo cual se puede proveer energía durante varias horas sin luz solar.

ESTADO ACTUAL: la capacidad total (la cantidad de energía que se podría producir si el sol brillara constantemente) de los sistemas fotovoltaicos solares se ha estado casi duplicando cada dos años en Estados Unidos y Europa, y se espera que el ritmo de crecimiento siga aumentando.

En EE.UU., la capacidad solar estimada de 2.000 megavatios en 2009 fue casi un 45% superior a la de 2008. Esto incluye unos 980 megavatios de proyectos de energía solar concentrada; otros 81 megavatios están en construcción. En la UE hubo una capacidad estimada de 9.530 megavatios en 2008, frente a 4.940 megavatios en 2007.

POR QUÉ VA A TARDAR TANTO: incluso a este ritmo de crecimiento, la energía solar es aún minúscula: la generación solar en 2009 representó menos de 0,1% de la producción total de electricidad en EE.UU. y la capacidad solar sigue siendo inferior a 1% del total.

En Europa, casi 92% de la capacidad total de energía solar procede de Alemania y España. Tan sólo España cuadruplicó con creces su capacidad fotovoltaica entre 2007 y 2008. Este auge se debió a incentivos gubernamentales que aún no han sido igualados por otros gobiernos europeos.

El costo de las instalaciones solares ha caído en los últimos años,
pero sigue siendo alto, en parte debido a que la demanda sigue similar a la oferta. Y al igual que los parques eólicos, los proyectos de energía fotovoltaica y de energía solar concentrada a gran escala también requieren de líneas de transmisión adicionales.

Energía eólica


 LA TECNOLOGÍA: la eólica es una de las fuentes de energía alternativa de mayor crecimiento del mundo, una fuente renovable de electricidad de baja emisión de carbono que puede producir millones de vatios de energía a costos relativamente bajos.

ESTADO ACTUAL: siete de los 10 mayores mercados de generación de electricidad con viento se encuentran en Europa, región que a finales de 2008 representaba 54% de la capacidad instalada mundial. En EE.UU., la energía eólica generó el año pasado unos 73.000 millones de kilovatios-hora de electricidad, alrededor de 2% de la generación total y suficiente para proveer electricidad a unos 13 millones de hogares. La capacidad de la industria subió el año pasado a casi 10.000 megavatios, o 39%, a un total de unos 35.000 megavatios.

POR QUÉ VA A TARDAR TANTO: puede que no tarde mucho. Se espera que la capacidad de energía eólica en Europa suba a un ritmo anual de 9% hasta 2030. En EE.UU., el Departamento de Energía considera que la electricidad generada por el viento puede cubrir el 20% de la demanda total de electricidad del país para 2030 ¿unos 300 gigavatios¿ desplazando a la mitad de la generada por el gas natural y al 18% de la generada con carbón.

Aún así, alcanzar este objetivo va a requerir sustanciales inversiones en nuevas líneas de transmisión, para llevar la electricidad de partes del país con mucho viento a los lugares donde existe la mayor demanda. Según el Laboratorio Nacional de Energía Renovable de EE.UU. (NREL, por sus siglas en inglés), la inversión necesaria podría alcanzar los US$93.000 millones.

La oposición local a las líneas de transmisión también podría ser un obstáculo, especialmente cuando las líneas tienen que cruzar de un estado a otro. La energía eólica marina parece una opción más confiable, pero es aproximadamente el doble de cara que la terrestre.

Siga bajando para encontrar más contenido