El camino no será facil, pero tampoco es imposible / Ricardo Ávila

El camino no será facil, pero tampoco es imposible / Ricardo Ávila

POR:
noviembre 05 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-05

La escena de Turbaco, el poblado cerca de Cartagena en donde en unos comicios ficticios el senador Barack Obama 'barrió' a su oponente John McCain, es tan solo una demostración de que los colombianos ven con esperanza al próximo inquilino de la Casa Blanca. Pero más allá de esas muestras espontáneas de simpatía, la pregunta que muchos se hacen es si el nuevo presidente tratará mejor al país que George W. Bush, cuya deferencia hacia Álvaro Uribe es conocida.

La inquietud es válida cuando se tiene en cuenta que en los últimos tiempos las relaciones con el Partido Demócrata no han sido las mejores. Es cierto que fue la administración de Bill Clinton la que le dio origen al Plan Colombia a finales de la década pasada, pero algunos recuerdan el desplante que le hiciera el exvicepresidente Al Gore a Uribe, cuando no quiso compartir escenario con este último durante un evento en Miami. Otros tienen presente la reticencia de Nancy Pelosi, la presidente de la Cámara de Representantes, a someter el Tratado de Libre Comercio a una votación en el Congreso de E.U., a pesar del fuerte cabildeo de Bogotá. Para colmo de males, están los episodios de esta campaña, en la cual el nombre del país salió a flote y no en las mejores circunstancias.

"La historia en Colombia ahora es que líderes obreros han sido blanco de asesinatos de manera consistente y no ha habido procesos judiciales (...) nosotros tenemos que ponernos de pie y defender los derechos humanos y asegurarnos de que no haya violencia en contra de trabajadores que sencillamente intentan organizarse por sus derechos", sostuvo el hoy presidente electo en el debate del 15 de octubre, al ser criticado por su contrincante republicano.

Así las cosas, parecería difícil que el TLC esté cerca de convertirse en realidad. Eso a pesar de que, según el más reciente Gallup Poll, la imagen favorable de E.U. es de 58 por ciento y el Plan Colombia recibe el apoyo de 66 por ciento.

'Escenario demócrata es mejor'

No obstante, analistas como Peter Hakim, del Diálogo Interamericano en Washington, sostienen que el acuerdo comercial no está muerto. La razón es que el tratado tiene más posibilidades de salir adelante al ser Obama un presidente cuya colectividad tiene la mayoría en el Congreso estadounidense. Eso no quiere decir, por supuesto, que el camino sea fácil por cuenta de la recesión mundial que hace más hostil el ambiente para este tipo de convenios. Sin embargo, es más probable llegar a un texto que satisfaga a todos si Ejecutivo y Legislativo están del mismo lado, algo que no habría ocurrido con McCain.

Por otro lado, todo indica que la ayuda del Plan Colombia seguirá, aunque el monto será más reducido pues el país es visto como un caso de éxito. Elementos como ese garantizan que la relación cercana de hoy se mantenga y que, en el peor de los casos, se prorroguen las ventajas arancelarias que ya cubren a una proporción mayoritaria de las exportaciones colombianas.

Siga bajando para encontrar más contenido