La campaña ‘perfecta’ en comunicación

Se han resaltado varios aspectos de las recientes elecciones presidenciales en Estados Unidos. Una de las claves del éxito de Barack Obama es el hecho que dicha contienda electoral fue una ‘olimpiada de la comunicación’. Obama no solo ganó la medalla por ser Presidente electo sino también por haber dirigido una campaña que pasará a la historia.

POR:
noviembre 24 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-24

Dejemos al margen su carisma y cómo la actualidad ha estado a su favor, al poner la economía en el centro del debate. ¿Cuáles otras fueron las jugadas maestras de Obama en la carrera a la Casa Blanca? En primer lugar, saber evolucionar los mensajes sin perder coherencia. En las primarias, Obama tenía que posicionarse como el candidato improbable pero necesario para motivar un cambio. De ahí que la llamada a la acción fuera más emocional (“Yes we can”) y el contenido de sus intervenciones no entrara en demasiados detalles. Pero un candidato presidencial tiene que pasar a un discurso de propuestas más concretas y también más moderadas, ya que el foco pasa a estar en los indecisos. Era el momento de describir ese cambio y cómo responder a las necesidades de los ciudadanos: “Change we need”, el lema de las presidenciales, sigue siendo motivador y directo, pero más como oferta de valor concreta para el votante. Los dos se entienden como una continuación lógica el uno del otro. Estos mensajes han aguantado toda una campaña, demostrando que están desarrollados con base en conceptos sólidos y estratégicos que pueden evolucionar a la vez que permanecen fieles a su esencia, sin estar a la deriva de las encuestas. Otra clave es generar y aprovechar el apoyo de terceros, pero sin dejar que opaquen al candidato. Estrellas del espectáculo, como Oprah Winfrey, o de la política, como Bill y Hillary Clinton, dieron su respaldo público a Obama. El equipo de campaña supo medir adecuadamente la visibilidad de estas manifestaciones para que tampoco se expusieran en exceso, minimizando así el riesgo de cometer errores. Ahora veremos si Obama será tan buen presidente como candidato, y tan buen estadista como estratega electoral. Esas son otras olimpiadas, y está en juego muchísimo más. *Director General de Llorente & Cuenca Colombia MÁS PUNTOS A FAVOR El equipo de Obama, mantuvo unidad y cohesión, lo que se reforzó la imagen del candidato como líder. Eso no es todo: la inmensa efectividad de la campaña para recaudar fondos, utilizando herramientas tecnológicas como Internet para maximizar la efectividad, y lograr una tormenta publicitaria que ayudó a inclinar la balanza. Son muy pocos los candidatos que se pueden dar el lujo de pagar 30 minutos en televisión para emitir un discurso en horario AAA.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido