Campesino decapitado, caso clave en el proceso contra el general (r) Rito Alejo del Río

Ya van cuatro ex 'paras' del grupo de 'El Alemán' que han confesado su participación y tienen medida de aseguramiento por esa muerte.

POR:
septiembre 05 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-05

Entre la muerte del líder campesino Marino López Mena y los bombardeos de la operación 'Génesis' que ordenó en 1997 el general Rito Alejo del Río sobre el sector de Bijao Cacarica (Chocó) hay un hilo conductor, según ha aparecido en los los procesos que lleva la Fiscalía contra el bloque 'Elmer Cárdenas' de las autodefensas.

Diego Luis Hinestroza alias 'el Abuelo'; William Manuel Soto, 'don Rafa'; Luis Muentes Mendoza alias 'Vicente' o 'el Calvo'; y Rubén Darío Rendón Blanquizet, alias 'Llanero' son los paramilitares que han hablado del crimen.

Lo que se ha escuchado hasta ahora en una de las Fiscalías de Justicia y Paz de Medellín es que el 24 de febrero de 1997 comenzaron los bombardeos del Ejército y continuaron el día siguiente. El 26 ingresaron las Auc.

López logró salir de la zona con sus hermanos, luego de que días antes los habían señalado como supuestos milicianos. Pero decidió regresar a cuidar sus pocas cosas el 27 de agosto.

Los 'paras' lo retuvieron y lo maltrataron. Después lo obligaron a bajar unos cocos. En cumplimiento del encargo intentó volarse y lo atraparon de nuevo en el río.

Quienes estaban en el sitio contaron después que aunque los 'paras' tenían armas de fuego, optaron por la decapitación de López para sentar escarmiento. Los testimonios recogidos apuntan a que fue alias 'Manito' quien tomó un machete y le mochó la cabeza. Después de patearla un rato delante de todos, la arrojaron al río y procedieron a desmembrar el cuerpo. "Esto es para que se la crean", dijo 'Manito', según los relatos recogidos por ONG y por la justicia.

La estrategia del terror surtió efecto. Unas 2.500 personas iniciaron su éxodo hacia Panamá y Turbo.

Días después encontraron la cabeza y solo el año pasado lograron recuperar el cuerpo de la víctima. La necropsia confirmó que efectivamente existió decapitación y desmembramiento.

'El Alemán' también reconoció el crimen, pero al igual que su cuarteto de subalternos, negó que haya ocurrido bajo las circunstancias descritas por los testigos.

Tampoco ha aceptado que haya estado en reuniones con el general Del Río, desmintiendo así a Salvatore Mancuso, quien en su primera versión, en diciembre del 2006 aseguró que Rendón Herrera estuvo en un encuentro de él, Castaño y el comandante de la Brigada 17.

En una declaración posterior, 'el Alemán' sostuvo que en la mencionada cita sí vio llegar a unos militares, pero que no conversó con ellos.

Esos supuestos encuentros con los 'paras' son parte de las preguntas que los fiscales tienen para el general retirado, que ayer empezó su indagatoria en una instalación militar de Bogotá.

Investigan más muertes

El asesinato del campesino Marino López es uno de los 85 homicidios denunciados desde hace once años por los pobladores de 15 caseríos ubicados en la zona del medio Atrato, en el Urabá chocoano.

Sus testimonios, que fueron la base de la Fiscalía para abrir la investigación contra el general Del Río fueron recogidos en su momento por la Fundación Intereclesial de Justicia y Paz.

Según los voceros de la fundación religiosa, documentaron 500 crímenes en la zona entre asesinatos, violaciones y desplazamiento forzado cometidos por los paramilitares con la supuesta complacencia de las tropas de la Brigada XVII.

NÉSTOR ALONSO LÓPEZ L.
REDACTOR DE EL TIEMPO
MEDELLÍN

Siga bajando para encontrar más contenido