Campesinos e indígenas se plantan por la salud

Desde el domingo se tomaron el parque del municipio de Puerto Rico, Caquetá.

Archivo Portafolio.co

Puerto Rico

Archivo Portafolio.co

POR:
mayo 05 de 2011 - 06:14 a.m.
2011-05-05

 

Son campesinos e indígenas de los corregimientos de La Aguililla, La Paz, La Esmeralda, Puerto Rico, Rionegro y del casco urbano del municipio.

En improvisadas carpas y cocinando en ollas comunitarias, unas 1.500 personas se tomaron pacíficamente el parque principal del municipio de Puerto Rico, Caquetá.   

La toma tiene como motivo protestar contra el abandono en que se encuentra el hospital San José, único centro de atención hospitalaria de Puerto Rico. 

Con pancartas alusivas a la crisis en la salud municipal, los manifestantes lanzaron arengas contra supuestos incumplimientos del gobierno departamental. 

“El hospital está todo bonito y pintado por fuera, pero por dentro el abandono es grande. Algunos equipos se los llevaron para Florencia, El Docello y Cartagena del Chaira. Pero ¿qué pasa con este centro que produce 3.800 millones de pesos anuales?”, dijo vía telefónica Miguel Conda, líder de la Asociación de Pueblos Indígenas Nasas del Caquetá. 

Voceros de las comunidades denuncian que la Policía les habría quitado ollas, cobijas, toldos y que además habrían detenido a algunos de los integrantes de lo que han llamado un paro pacífico. 

El comandante de Policía del Caquetá, coronel Carlos Alberto Vargas, aseguró que se respetarán los espacios de la gente, pero que es deber de la fuerza pública garantizar la seguridad del pueblo. 

“No se han presentado alteraciones al orden público y ayer se realizó un consejo extraordinario de seguridad donde se habló puntualmente del caso Puerto Rico”, dijo el coronel Vargas.  Según Conda, en dos oportunidades el Gobernador Germán Medina Triviño se había comprometido a inyectar recursos para este centro hospitalario; sin embargo, han pasado casi dos años y el hospital sigue en crisis. 

“Si perdemos el hospital, nuestra gente tendría que depender de los hospitales de El Doncello y Florencia; y plata no hay para viajar hasta allá”, concluye el vocero indígena.  Portafolio intentó contactar a Lisímaco Raúl Cardona, gerente del hospital, pero el funcionario no respondió. 

En este momento, el municipio está sin alcalde porque este fue sancionado por desobedecer una tutela.

Ayer, al final de la tarde, se esperaba la visita de una delegación enviada desde Florencia, encabezada por el secretario de gobierno Ramón Endo.

Siga bajando para encontrar más contenido