Campesinos huilenses se oponen a nueva hidroeléctrica porque no se les informó sobre cesión de tierras

2.000 campesinos de seis municipios de Huila protestan por la declaratoria de utilidad pública de todos los terrenos necesarios para la construcción de la represa El Quimbo.

POR:
septiembre 22 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-22

La española Emgesa proyecta comenzar la construcción en este departamento, en el primer trimestre del 2009.

Pero más allá de la polémica sobre si las hidroeléctricas son o no viables, lo que molestó a los campesinos, que no necesariamente se oponen al proyecto, es que "no son actores fundamentales de este conflicto sino, más bien, espectadores que deben ceder en todas sus pretensiones por estar en desventaja a la hora de negociar", dice el investigador y filósofo José Jairo González Arias.

"El problema -asegura González- es que nadie les preguntó si querían dejar las tierras donde nacieron, tuvieron hijos y construyeron su memoria y tejido social y, lo más grave, que con el decreto los pueden sacar a las malas, si no se someten a la voluntad de Emgesa, lo que podría generar hasta un desplazamiento forzado".

Para el español Lucio Rubio, gerente general de Emgesa, esta versión es exagerada, pues no es la voluntad de la empresa atropellar a los campesinos. Además, agrega, una cosa es el decreto que declara las tierras de utilidad pública, y otra el plan de manejo donde se les garantiza a los campesinos la restitución de sus derechos.

No niega, eso sí, que un proyecto de estas dimensiones genera unos impactos grandes, en este caso en lo social.

Pero Hernando Bautista, presidente de la Junta de Acción Comunal de La Escalereta, un centro poblado de El Agrado, donde viven 90 familias que deberán salir para que se construya El Quimbo, dice que no cree mucho en la voluntad de Emgesa y que los campesinos darán la pelea, porque lo que se está jugando es sus vidas.

Otro motivo de disgusto es la calidad de las tierras que se inundarán. Según la Secretaría de Agricultura de Huila, de 8.250 hectáreas unas 4.000 son fértiles y, de alta calidad, 2.000.

Emgesa respondió que las 362 familias que se deben reubicar serán acogidas por convenios con el Sena para proyectos productivos de plátano, cacao y ganadería y así restituir su actividad productiva. Y, sobre los impactos en las tierras productivas, dijo que se contemplan planes concretos de mitigación.

"Yo les enviaría a los campesinos un mensaje de tranquilidad, la voluntad de la empresa no es atropellarlos. Sus garantías están en los planes de manejo que certificará el Ministerio, además, las inundaciones se darán en dos o tres años, y en este lapso, habrá tiempo para negociar con los campesinos", agregó el gerente de Emgesa.

Así será la hidroeléctrica

  • El proyecto de embalse sobre el río Magdalena tendrá una longitud de 55 km al nivel máximo normal de operación y un ancho máximo de 4 km.
  • Costará 600 millones de dólares y estará situada en el sitio El Quimbo, después de la desembocadura del río Páez, y a 12 km de la Central Hidroeléctrica de Betania.
  • Ocupará 8.250 hectáreas de tierras de los municipios de Gigante, Garzón, Altamira, El Agrado, Paicol y Tesalia.
Siga bajando para encontrar más contenido