Cañeros dicen que invertirán más en riego

La intensa sequía les obligará a incrementar los costos de producción de sus cultivos.

Cañeros dicen que invertirán más en riego

Archivo Portafolio

Cañeros dicen que invertirán más en riego

Finanzas
POR:
enero 12 de 2015 - 09:24 p.m.
2015-01-12

La Asociación Colombiana de Productores y Proveedores de Caña de Azúcar (Procaña) alertó que, como consecuencia del intenso verano que se vive en el país, habría una posible reducción de la producción en 20 por ciento y la productividad en 40 por ciento.

Esta última está en 118 toneladas por hectárea.

El gremio indicó que, “de prolongarse la sequía, la agricultura de caña podría presentar considerables pérdidas económicas como consecuencia de las conflagraciones que accidentalmente generan las altas temperaturas”.

Llamaron la atención porque si estos incendios ocurren en cultivos jóvenes, puede darse hasta la pérdida total de las inversiones; adicionalmente, Procaña pidió a los cultivadores que pongan en marcha planes de contingencia que les permitan enfrentar el verano.

La situación podría agravarse aún más, pues las condiciones de sequía harían necesario que se aplicaran entre 3 y 5 riegos más, incrementándose así los costos de producción.

Acerca de la reducción de las probabilidades de que se presente el fenómeno del El Niño, al 50 por ciento, el presidente de la junta de Procaña, Carlos Molina, explicó que es fundamental continuar con las buenas prácticas en riego y ejecutar acciones que permitan la prevención y control rápido de incendios.

Por último, el dirigente gremial destacó la importancia de implementar la agricultura especifica por sitio y de precisión que ofrece Cenicaña, para aprovechar al máximo los recursos disponibles en las áreas de cultivo.

HAY NUEVE RECOMENDACIONES PARA LOS CAÑICULTORES 

El gremio pidió a los cultivadores eliminar la práctica de las quemas antes de la cosecha y disminuir la aplicación excesiva de herbicidas; también, evitar las renovaciones de caña y el sobrelaboreo del suelo, optando por la labranza mínima.

Otras recomendaciones son las de incorporar residuos vegetales, implementar planes de contingencia para evitar incendios, hacer reconversión a sistemas de riego por ventana, utilizar el ‘balance hídrico’ y apoyar el cuidado de las cuencas.