Capacitación, vía para mayor efectividad y competitividad

Capacitación, vía para mayor efectividad y competitividad

POR:
octubre 30 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-10-30

Por: José Hernando Pérez* Especial para EL TIEMPO El Centro de Formación Empresarial Fundación Mario Santo Domingo logró establecer que se pueden crear niveles de compromiso en los microempresarios, reforzando no los conocimientos prácticos, sino las costumbres de compra de materia prima, los conocimientos básicos de salud ocupacional y administración empresarial, las técnicas de comercialización y el mercadeo, aspectos que llevan a un incremento en la efectividad y la competitividad. Esto encaja muy bien en el gremio de los artesanos de la madera. No es desconocido que en nuestro país la carpintería ha sido, por lo general, un oficio heredado en la línea familiar y por ello las técnicas de producción no cambian significativamente. Además, en el sector se han venido haciendo carrera prácticas, poco leales, que han deteriorado, ostensiblemente, la imagen del carpintero. La eliminación de estas, la reivindicación de la calidad y el respeto por el cliente, con técnicas sanas de negociación, le darán estatus a este noble oficio. Por otra parte, un taller de carpintería, igual que cualquier empresa productiva, exige un manejo administrativo que muestre eficiencia, responsabilidad y, ante todo, el cuidadoso manejo del servicio al cliente, factores que se reflejan en la excelencia de los productos, el toque característico de quien diseña, además de una muy buena calidad. La problemática Los servicios que se prestan en los talleres son muy desiguales, por falta de acceso a tecnología moderna o por prácticas productivas que vienen haciendo carrera en el sector, los cuales –finalmente– van en detrimento de la calidad y el buen nombre del gremio de los carpinteros. Otro tema que requiere solución. Así, por ejemplo, en el control de procesos, la distribución ordenada de las máquinas que constituyen las actividades, el mercadeo y otras variables de una unidad productiva, hay con frecuencia desconocimiento. Esta baja percepción de los riesgos hace que muchos empresarios, en su afán por mejorar su situación pecuniaria, no los consideren como dignos de una planeación y, por lo tanto, se toman decisiones inmediatistas. En síntesis, deberíamos pensar que los problemas productivos de las microempresas de carpintería se encuentran en: desconocimiento de los procesos y de la optimización de los recursos; manejo de recursos humanos y de relaciones públicas; desconocimiento de técnicas de mercadeo y formas de negociación; no se conocen las normas de salud ocupacional que deben seguirse para trabajar en un ambiente seguro de trabajo. A esto se suma que, también, en el desarrollo normal de las actividades con la madera, se han ido desarrollando herramientas manuales que facilitan el trabajo, porque incluso algunas son de mayor precisión. En ese sentido, la industrialización y el avance tecnológico han llevado a este oficio a modernizarse y es así, como hoy han aparecido máquinas y prácticas de producción que obligan a estar al tanto de las nuevas tendencias. En fin, la globalización plantea un reto a nuestro conocimiento y a nuestras técnicas de trabajo, con nuevos estilos, tendencias y técnicas empresariales que deben ser aplicadas, no importa cual sea el tamaño de su compañía. * Consultor Centro de Formación Empresarial

Siga bajando para encontrar más contenido