Capital extranjero caería de US$10.000 millones este año a máximo US$8.000 millones en 2009

No solamente habría descenso en generación de divisas por exportaciones, sino que se prevé una reducción en la inversión extranjera y hasta menores remesas, las que traerán menos dólares al país.

POR:
noviembre 10 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-10

Así lo advierten analistas y operadores del mercado, quienes ven con preocupación esta situación que puede terminar llevando la tasa de cambio a niveles más altos y presionando un alza en las tasas de interés, precisamente lo que desvela a los empresarios y al Gobierno.

Por eso, a los tropiezos que en el 2009 habrá en el entorno local por los menores recursos por ingresos tributarios producto de la desaceleración de la economía, así como las dificultades que se podrían tener en la venta de algunos activos, se suma la estrechez de liquidez que habrá en el mercado internacional.

Recomendación al Gobierno

Los expertos recomiendan al Gobierno prestar especial atención en el tema del ingreso de recursos externos, y a tener cabeza fría y cautela.

"No estamos esperando una crisis en la balanza de pagos. Nosotros creemos que pasará de 2,8 por ciento a 3,3 o 3,5 por ciento, que es manejable. Yo no estoy suponiendo que sea un año alarmante, es un año de cuidado, es un periodo complicado para los productores, para el Gobierno, que ojalá no quiera endeudarse mucho. Es un año de elecciones, una vigencia en la que la racionalidad económica y la austeridad fiscal no son necesariamente del orden del día. Es un año manejable si uno es conservador", dijo el ex director de Planeación Nacional, Juan Carlos Echeverry.

Es más, un análisis hecho hace unos meses por investigadores del Banco de la República sobre el impacto que traería una recesión en los Estados Unidos, señala que una caída en un punto porcentual en el valor de las exportaciones frente a las importaciones (términos de intercambio) le podría significar a la economía colombiana 0,21 puntos porcentuales de su Producto Interno Bruto (PIB).

Por su parte, los ejercicios que ha hecho el Citibank muestran que en un escenario bajo estrés para el 2009 habría una caída de 12 por ciento en los términos de intercambio con respecto a la situación prevista inicialmente.

Explican que esto implicaría una reducción en la inversión extranjera directa y en los flujos de remesas de colombianos que viven en el exterior. En el primer caso, se reducirían de 5.500 millones de dólares -como estimaban inicialmente- a 4.500 y en el segundo caso, de 4.700 millones a 4.000 millones de dólares.

Déficit de cuenta

Para ellos esta situación llevaría a un déficit de la cuenta corriente, no de 2,8 por ciento como estimaba inicialmente el Citi, sino de 3,4 por ciento.

Pero para el investigador de Fedesarrollo, Mauricio Reina, hay que ser cautos a la hora de las proyecciones. La razón: hay cosas en las que ya estamos en el peor escenario y en otras aún está por verse.

"Por ejemplo, en cuanto a las exportaciones tradicionales estamos ahora en el peor escenario, pero a mediados del año entrante se van a recuperar porque habrá estímulos en Estados Unidos", señala.

En cambio, en las no tradicionales, lo peor está por venir como consecuencia de lo que pase en Venezuela y Ecuador con la caída de la demanda, por los menores ingresos petroleros.

Remesas crecen, pero el futuro es incierto

Contrario a lo que ocurre en otros países de la región, Colombia registra, por lo menos a junio que es el último dato que maneja el Banco de la República, un crecimiento de las remesas de 19 por ciento en el primer semestre con relación al mismo periodo de 2007.

Pasaron de 1.949 millones de dólares a 2.331 millones. "Es un gran misterio, pero si ese comportamiento sigue así, será bueno en términos de la balanza de pagos", dijo Reina.

Lo cierto es que en su Tendencia Económica, Fedesarrollo señala que ésta crecería el año entrante menos del 5 por ciento, esto como consecuencia de la caída de sectores intensivos en mano de obra en Estados Unidos y España, especialmente la construcción.

Para la mayoría, el panorama para el año entrante en el frente externo es complicado y eso afectará el comportamiento de la tasa de cambio, que presionará un alza en las tasas de interés para así neutralizar la devaluación. "El manejo macro tiene que ser muy delicado, dijo Echeverry.

Siga bajando para encontrar más contenido