Carbón ayudará a mantener los ingresos por exportaciones, tras caída de precios del petróleo

Aprovechando nuevos desarrollos mineros de El Cerrejón y Drummond, el país podría blindarse con mayores exportaciones, que por su calidad y costos de explotación es altamente competitivo en el mundo.

POR:
noviembre 06 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-06

En momentos en que los precios del petróleo se descuelgan debido a la crisis financiera internacional a niveles de 60 dólares por barril, los ojos de Colombia se posan sobre el carbón, su segundo producto de exportación, como una alternativa para amortiguar la caída de los ingresos de divisas que se avecina en el corto plazo.

Y si bien los precios del carbón, como los de otras materias primas, efectivamente han presentado ligeros descensos, estos han sido compensados por la disminución en los precios de los fletes de transporte hacia los lugares de destino, lo que hace más económico llevarlo a los lugares de compra.

"Cuando cae el precio en Europa, al bajar los fletes, ello no tiene mucho impacto sobre el valor del carbón en puerto en Colombia ya que el cliente es el que asume el menor costo de ese transporte", explicó León Teicher, presidente de El Cerrejón.

Tradicionalmente, llevar una tonelada de carbón desde Colombia al puerto de Rotterdam en Europa en un barco de 150.000 toneladas, costaba entre 14 y 15 dólares, pero hace unos meses cuando los precios estaban en su pico el costo subió a entre 45 y 50 dólares. Hoy, como consecuencia de la crisis, llevar ese volumen está costando entre 8 y 9 dólares.

La otra razón para que el precio del carbón se mantenga alto, cerca de los 100 dólares por tonelada, es que este producto tiene una dinámica de oferta y demanda propias, diferente a la del petróleo.

Esto quiere decir que las empresas que utilizan el carbón como fuente de generación de energía eléctrica lo siguen demandando y en el corto plazo las minas no pueden aumentar de un día para otro la producción. Lo anterior implica que hay un balance natural entre la oferta y la demanda por el producto.

Aun así, el precio del mineral colombiano como el que se produce en El Cerrejón ha sentido un impacto. Mientras que en julio de este año el precio FOB del mineral era de 140 dólares por tonelada ahora está en 90 dólares.

Debido a la crisis internacional y los síntomas de recesión, la industria del acero ha mermado la demanda de carbón coquizable, lo que ha contribuido a disminuir los precios, mientras que la demanda por el carbón térmico continua siendo estable debido a que se usa más para la generación de energía. En este último grupo encaja la mayoría del volumen de carbón que exporta Colombia.

De acuerdo con las cifras del Dane, entre enero y agosto de este año las exportaciones de carbón de Colombia aumentaron 37,4 por ciento y pasaron de 2.504 millones de dólares el año pasado a 3.441 millones de dólares a agosto del 2008. De esta forma el carbón se ubicó con la segunda más alta variación dentro de las exportaciones tradicionales únicamente superado por el petróleo.

A diferencia de lo que ocurre con el petróleo, que se volvió casi un producto que se negocia a punta de papeles y por parte de entidades financieras, en el carbón la especulación es menor y está menos sujeto a los flujos financieros.

Mineras deben fortalecerse

Sin embargo no todos los carboneros sobreviven. Es muy común que en épocas de precios altos se dispare la actividad en pequeñas minas de oportunidad que si bien son rentables con precios elevados, no lo son tanto cuando hay épocas de vacas flacas.

"La minería es un negocio con ciclos de décadas y a usted le toca manejar 10 años de precios malos y de repente viene un ciclo de precios buenos. Pero resulta que en los años malos nadie le está regalando plata, por eso se necesitan compañías con capital y eficiencia para producir a costos bajos, sobrevivir y seguir haciendo las inversiones aún en los años malos y estar listo para los buenos", explica Teicher.

Precisamente esa debe ser una de las fortalezas en las que debe trabajar Colombia. Tener empresas productoras sólidas para protegerse de esas fluctuaciones de los precios.

"La buena suerte es la combinación de la preparación y la oportunidad. Se necesitan empresas fuertes, sofisticadas, con visión de largo plazo y capital para sostenerse y producir a bajos costos", señaló.

Y aunque hablar de precios a futuro es toda una aventura, es posible que estén por venir un par de años difíciles debido a las circunstancias de la economía mundial, pero a mediano plazo (5 años) la demanda de energía seguirá creciendo como se había esperado lo que le volverá a dar impulso a este mineral.

Por lo pronto, El Cerrejón tiene dentro de sus planes exportar 31 millones de toneladas de carbón este año y 32 millones el próximo.
En total, el país este año puede extraer 65 millones de toneladas y en el 2009 la cifra subiría hasta los 70 millones.  

Siga bajando para encontrar más contenido