Carboneras sienten desaceleración; crisis económica comenzó a golpear a Boyacá

Por caída de precios del carbón siderúrgico (el que se utiliza en la producción del acero) y la baja demanda, cerca de 4.000 mineros se quedaron sin empleo en Samacá y en el Norte de Boyacá.

POR:
julio 06 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-07-06

"Los precios del carbón siderúrgico han bajado a menos del 70 por ciento del valor en que se comercializaba el año pasado. El consumo de este producto ha caído entre un 70 o un 80 por ciento con relación al 2008", afirmó el director ejecutivo de la Federación Nacional de Productores de Carbón (Fenalcarbón) Boyacá, Luis Gabriel Chiquillo.

Según el dirigente gremial, en la producción de carbón térmico (el que se utiliza para la generación de energía) se han perdido unos 2.000 puestos de trabajo.

"Las exportaciones de carbón térmico han estado frenadas en los últimos tres meses. Los precios de este carbón cayeron a un 35 por ciento de lo que estaba", puntualizó Chiquillo.

Agregó que la crisis del carbón todavía no ha repercutido en otros sectores de la economía en forma drástica porque la dinámica del negocio se mantiene gracias al movimiento del 2008.

De acuerdo con estimativos de Fenalcarbón Boyacá, el año pasado en el departamento se produjeron cerca de 150.000 toneladas de carbón térmico por mes y este año la producción no alcanza las 90.000 toneladas mensuales.

En carbón siderúrgico la producción del 2008 alcanzó las 140.000 toneladas mes, pero actualmente solo llega a 30.000 toneladas mensuales.

Chiquillo confía en que a partir de agosto se reactive el mercado mundial del carbón, tanto siderúrgico como térmico
De otra parte, los trabajadores de Diaco Tuta (antigua Sideboyacá) temen que cierren esta planta como sucedió con la Siderúrgica del Pacífico (Sidelpa), también del grupo brasileño Gerdau.

Afirmaron que Diaco cerró hace un mes la planta de Aceros Boyacá, en Paipa, de donde salieron despedidos 100 trabajadores y otros 16 fueron reubicados.

Agregaron que lo mismo está sucediendo con Laminados Andino de Duitama, planta que cuando fue adquirida por Diaco tenía 340 empleados y hoy tan solo cuenta con 62.

"Diaco y Gerdau están armando una gigantesca siderúrgica en Tocancipá, que se denomina Consorcio Siderúrgico S.A. (Consisa). Esta nueva empresa podría acabar con las otras plantas de Diaco", dijeron los trabajadores.

Manifestaron que Diaco presentó un contra pliego para quitarles las primas extralegales a los trabajadores.

Responde la empresa

Ante las declaraciones de los trabajadores de la planta de Diaco en Tuta, la empresa informó que las condiciones mundiales y nacionales del mercado de acero han tenido un efecto determinante sobre la compañía.

"En Colombia los efectos de la crisis mundial significaron una desaceleración de la industria, el comercio, el transporte y la construcción; estos dos últimos, sectores de gran importancia para la industria siderúrgica del país", dijeron en la compañía, que es propiedad del grupo brasileño Gerdau.

Agregaron que para Diaco la reducción de la demanda por acero resultó en una disminución de su producción, en un escenario también impactado por la fuerte caída de los precios en el mercado colombiano e internacional.

"Ante esta situación, y de forma transparente, la empresa ha venido negociando con los sindicatos, buscando siempre encontrar alternativas para ajustar las operaciones. La desvinculación de trabajadores ha sido una última opción, después de implementar otras alternativas, como anticipación de paradas para labores de mantenimiento, y vacaciones", indicaron.
Con informes de redacción local y Reuters

Diaco habla de la crisis

Diaco explicó que no contempla en este momento el cierre de su sede del municipio de Tuta. "La producción en Paipa fue paralizada en razón de las condiciones actuales del mercado", informó Diaco.

La empresa siderúrgica también señaló que sigue comprometida con su negocio, reciclando chatarra y produciendo aceros largos.

"La compañía sigue creyendo en el potencial de crecimiento del país, y en el desarrollo de las regiones donde opera", dijo.

Respecto a los empleados despididos dijo que solo cuando otras alternativas no fueron suficientes, la compañía se vio obligada a hacer la desvinculación de trabajadores y recalcó que no contempla en este momento el cierre de su sede del municipio de Tuta.

Siga bajando para encontrar más contenido