Carros colombianos no tendrían restricción

La ‘desaparición’ de la página de Cadivi en Internet, el lunes pasado, encendió las alarmas entre los empresarios colombianos que realizan negocios con Venezuela.

POR:
noviembre 21 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-21

Cadivi es la entidad encargada de autorizar las divisas con las que se pagan las importaciones de bienes en Venezuela, y la ausencia de la página en Internet hizo pensar a muchos empresarios sobre nuevos cambios o posibles restricciones del gobierno vecino. El embajador venezolano, Pável Rondón, aclaró ayer que no se trata de ningún cambio y que tras una comunicación con funcionarios del Cadivi, quedó claro que solo había un problema tecnológico y que se mantendrán las condiciones de acceso preferencial que tienen los países andinos en el mercado venezolano. Aunque varios empresarios también indagaron a Rondón sobre nuevas restricciones que podría estar planeando Venezuela, el diplomático insistió en que la relación binacional pasa por uno de sus mejores momentos políticos y económicos y se abstuvo de profundizar en el tema. Pero ya entre algunos empresarios colombianos se habla con insistencia de que la próxima semana podría anunciarse, oficialmente, que los vehículos colombianos no tendrán restricción para ingresar al mercado vecino a partir del primero de enero del 2008. Este anuncio se oficializará durante una reunión de los ministros María Cristina Iglesias de Venezuela y Luis Guillermo Plata de Colombia, prevista para la próxima semana. El argumento central tiene que ver con la existencia del Convenio Automotor Andino, del que hacen parte Colombia, Venezuela y Ecuador, y cuya vigencia vence a finales del 2009. Como se sabe, el 31 de octubre el Gobierno venezolano expidió una Gaceta en la cual establece licencia previa a la importación de vehículos, en momentos en que el mercado de ese país prevé ventas este año por 500.000 unidades. Este anuncio ha generado gran preocupación no solo entre los productores de vehículos, sino también de autopartes.Además del sector automotor, el de alimentos y construcción también temen resultar afectados con las medidas proteccionistas con las que el Gobierno venezolano busca promover su ‘desarrollo endógeno’. Según Mauricio Sánchez, economista de la Escuela Colombiana de Ingeniería Julio Garavito, en el tema de insumos la producción es totalmente complementaria, porque se importa acero y se vende producto final. Sánchez asegura que hasta hace algún tiempo Colombia le vendía al país vecino más de lo que le compraba. Por eso, en caso de que cese la demanda, se perderá un mercado muy importante que, según datos de Proexport, es el segundo destino de los materiales. De cualquier forma, los analistas cifran sus esperanzas en el compromiso del presidente Chávez con el tema social, que incluye la construcción de viviendas, acabar con espacios subnormales, hacer obras importantes para el campo, construir distritos de riego y realizar obras civiles en las carreteras de interconexión con los lugares más apartados para integrar al país. 3 mil millones de dólares fueron las importaciones de vehículos en Venezuela al cierre del 2006. Esta cifra superó la compra de alimentos.

Siga bajando para encontrar más contenido