Carros de lujo, con lujo de detalles

¿Cómo describe uno la sensación de acelerar desde cero hasta 97 kilómetros por hora en 3,8 segundos?

POR:
mayo 30 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-30

Acomodado en un asiento sumamente mullido en un cupé Mercedes-Benz SL65 AMG Serie Negra de 300.000 dólares (660 millones de pesos aproximadamente) a punto de recibir una ilustración en la vida real. El V-12 de 661 caballos de fuerza y turbina doble se halla extrañamente silencioso, una serpiente esperando ser enrollada, hasta que le piso la cola proverbial, hundiendo el pedal de la gasolina hasta el fondo. Ataca de inmediato. Imaginen el súbito golpe de una goma elástica gruesa. Imaginen después que están montados dentro de esa goma. Se tiene la sensación de separarse violentamente de la carretera, y luego una mano firme que lo empuja a uno contra el asiento al encenderse ambas turbinas. Las escandalosas 738 libras-pies de par motor, o fuerza que es capaz de ejercer un motor en cada giro, lo disparan a uno carretera abajo como un proyectil despedido del cañón de un rifle. Y he aquí la mejor parte. Siga deprimiendo el pedal de la gasolina y las 60 millas por hora pasan raudas al avanzar uno hacia la velocidad máxima electrónicamente limitada de 199. REENCAUCHE Astros roqueros, comerciantes de armas y demás niños malos impenitentes del mundo, presten atención: el SL65 Serie Negra es una máquina para ustedes. Los malvados duendes del taller en la división AMG de Benz tomaron un modelo existente, el convertible SL550 de 100.000 dólares, y se pusieron las botas con él. Le quitaron cientos de libras de peso sustituyendo fibra de carbón en el techo, los parachoques, la tapa del maletero y el capó, y luego le pusieron el mayor motor que podían encajar. Después de agregarle la carrocería más gruesa que fueron capaces de concebir, el sereno convertible se convirtió en un cupé de techo fijo para máxima rigidez. Esa fue una gran pérdida. El resultado es un coche tan amenazador y potente, que le resulta atractivo solo a sinvergüenzas amantes de la velocidad, por lo que probablemente sea bueno que Mercedes planee fabricar solo 350 en todo el mundo, 175 de ellos para Estados Unidos. AMG construye una versión ultrarrápida de cada modelo Mercedes, y ya hay una versión extrema del SL (el SL65), cuyo precio empieza en 200.000 dólares y tiene un motor V-12 con 604 caballos de fuerza. Mas alguna fuerza oscura dentro de los salones de Stuttgart decidió que unos pocos modelos deberían recibir un tratamiento súper extremo, para ganarse el título Serie Negra. El año pasado tuvimos el primer ejemplo, el CLK63 Serie Negra de 2008. Se hicieron menos de 400 a un precio de 135.000 dólares, y Mercedes dice que todavía hay unos pocos disponibles. Audi RS6 5.0: un cambio con 579 caballos de fuerza Las prestaciones de su poderoso V10 procedente de Lamborghini ponen a la poderosa berlina Audi RS6 5.0 al frente de un exclusivo nicho de mercado en el que no cesa la carrera por ofrecer, sin mucho más sentido que la exhibición tecnológica, la cifra de potencia más abultada, aunque al final las diferencias entre valores de aceleración sean mínimos. Estamos ante un turismo con alma de GT e indumentaria de berlina familiar que no puede ocultar que su pulso no es el de un turístico sedan sin más. Anchuras, pinceladas en color aluminio, faldones, estriberas, llantas, ancho de neumáticos y dos enormes salidas de escape que rugen con tonos roncos, bajos cuando se disfraza de cordero, y altos cuando se transforma en fiera, configuran la fuerte personalidad de un coche que poco le falta para situarse en los 600 caballos. El latido envuelto por esta discreta fiera, a pesar de la parafernalia estética, dinámica y aerodinámica, es heredado del Lamborghini Gallardo. Los matices diferenciadores vienen impuestos por su coeficiente de penetración y el peso del Audi, que sobrepasa las dos toneladas. Una duda que salta al embarcarse en este RS6 es la de si sus 579 caballos están suficientemente apaciguados para no desbocarse a las primeras de cambio. La conclusión al hacer los primeros kilómetros es que están bien embridados, siempre claro está, que sea conjugado un buen setup de cambio y amortiguación, y, por supuesto, del conductor, porque siempre será mucha caballería para jugar con ella. El RS6 es viejo conocido del mercado, pero ahora viene con un salto cualitativo en todos los frentes. En estética toma la de la última renovación, marcada por un estilo más estilizado, con sutiles cambios en las líneas y más notables en los equipos de luces, con la incorporación de la tecnología LED en casi todos los dispositivos. El cuidado trabajo realizado sobre el chasis es el responsable de que los casi 600 caballos del V10 no se desmadren.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido