Carta de renuncia al Jefe del Banco Central argentino le pidió presidenta Cristina Fernández

Presidente del Emisor, Martín Redrado, se niega a firmarla; todo porque directivo se opone a decreto que dispone el uso de millonarias reservas en divisas para pagar deudas soberanas este año.

POR:
enero 06 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-06

El presidente del Banco Central de Argentina, Martín Redrado, se negó ayer a firmar la renuncia que le pidió la jefa del Estado, Cristina Fernández.

Redrado, cuyo mandato de seis años vence en septiembre próximo, sostiene que sólo el Parlamento puede cesarlo, por más que el Ejecutivo haya sido el que lo había propuesto al frente del instituto monetario.

El funcionario se reunió ayer con opositores al Gobierno, quienes le dieron su apoyo y ratificaron las demandas judiciales que la oposición ha presentado contra el uso de reservas para pagar de deudas.

El conflicto desveló disputas internas por un decreto "de necesidad y urgencia" por el que la Mandataria ordenó disponer de reservas monetarias por 6.569 millones de dólares, para afrontar vencimientos de deudas, para lo cual se emitió un título por similar monto a favor del Banco Central.

Desde hace quince días, el presidente del ente monetario se resiste a tomar las medidas previstas para llevar adelante la operación, lo que supone "un incumplimiento de sus deberes", aseguró el jefe del Gabinete, Aníbal Fernández, luego de pedirle la renuncia por orden de Fernández.

"Redrado ha asumido posiciones que no tienen que ver con la política económica del Gobierno: en este país las decisiones las toma la Presidenta, no el director del Banco Central", remarcó ante medios de comunicación locales.

El senador Ernesto Sanz, líder de la Unión Cívica Radical, la segunda fuerza parlamentaria, respaldó a Redrado al indicar que el funcionario "no ha hecho más que cumplir" con la carta orgánica del Banco Central.

"Incurriría en un incumplimiento de sus deberes si usara reservas monetarias para pagar deudas: las reservas están para garantizar el valor de la moneda", agregó antes de acudir a la cita con Redrado.

Fernández dictó el polémico decreto a mediados de diciembre pasado, cuando el Parlamento había entrado en receso, con la excusa de dar una señal positiva a los mercados financieros internacionales, de los que Argentina permanece apartada desde el cese de pagos de 2001 (102.000 millones de dólares), el mayor de la historia financiera, a pesar de la reestructuración de 2005.

Redrado, designado en 2004 con acuerdo del Senado y gracias a la propuesta del ex presidente Néstor Kirchner (2003-2007), esposo y antecesor de Fernández, se ampara en un artículo de la carta orgánica según el cual sólo puede ser cesado por el Parlamento en caso de "mala conducta" o incumplimiento de sus deberes en el Banco Central.

En un mal momento

El conflicto estalla en momentos en que Argentina se prepara para hacer una oferta de refinanciación de bonos por unos 20.000 millones de dólares en manos de acreedores que rechazaron la de 2005.

El país cuenta con reservas monetarias por más de 48.000 millones de dólares y su uso para pagar deudas ha sido motivo de demandas judiciales de la oposición, entre ellas disidentes del peronista Frente para la Victoria de Fernández, que perdió la mayoría propia que tenía en el Senado y diputados a raíz de su derrota en los comicios legislativos.

Siga bajando para encontrar más contenido