Casa Blanca quiere rescatar el sector automotor pero requiere viabilidad

Se espera lograr acuerdo con el Congreso esta semana para destrabar negociaciones sobre la forma de rescatar a la industria automotriz, pese a que demócratas quieren aprobar nuevo plan de préstamos.

POR:
noviembre 18 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-18

Eso lo dijo la portavoz de la Casa Blanca, Dana Perino, quien recordó que el Congreso ya aprobó en septiembre un plan de 25.000 millones de dólares, dirigido por el Departamento de Energía (DOE).
   
"Por supuesto que permanecemos esperanzados en encontrar una solución bipartidista. Creemos que ya tenemos una solución bipartidista (...) en la cual el dinero ya ha sido aprobado para ayudar a los fabricantes de automóviles" a través del programa del DOE, señaló.
   
La portavoz aseguró que la Casa Blanca continuará las negociaciones con los líderes del Congreso para ver si pueden "forjar un acuerdo" esta misma semana.
   
El Gobierno estadounidense coincide con los demócratas en que General Motors (GM), Ford y Chrysler requieren de su ayuda para evitar su colapso, pero difieren ampliamente en torno a la fuente de dicha ayuda.
   
Los demócratas están impulsando un nuevo plan de préstamos de hasta 25.000 millones de dólares, cuyo monto provendría del plan de rescate financiero de Wall Street de 700.000 millones de dólares que el Congreso aprobó el mes pasado.
   
Pero el presidente George W. Bush, al igual que muchos republicanos en el Legislativo, se opone a la idea de ayudar a empresas ajenas al sector financiero como parte del paquete de ayuda a Wall Street.
   
Según Perino, el denominado "programa de préstamos 136" del DOE podría ser modificado de tal manera que permita agilizar la entrega de fondos a aquellas compañías que "puedan demostrar viabilidad".
   
Esa solución sería "muy lógica y muy razonable" pero quizá sea tan simple "que la gente verdaderamente no se pueda hacer a la idea", matizó.
   
"Simplemente no creemos que debemos proveer los 25.000 millones de dólares que ya están sobre la mesa y otros 25.000 millones de dólares, a menos que las compañías nos puedan demostrar que tienen un plan a largo plazo para su viabilidad", subrayó la portavoz.
   
Ambas cámaras del Congreso celebran hoy sendas audiencias para examinar la crisis económica y cómo solventarla.
   
Además, los principales ejecutivos del sector del automóvil y el líder de su sindicato de trabajadores acudirán esta tarde al Comité de la Banca del Senado para exponer su precaria situación y presionar al Congreso a que les tienda una mano.
   
El líder de la mayoría demócrata de la Cámara Alta, Harry Reid, ha dicho que, pese a la oposición republicana, intentará someter a votación mañana una extensión de los beneficios de desempleo y ayudas para la industria automotriz. 

Siga bajando para encontrar más contenido