Un caso desde la ley de formalización del empleo

Los beneficios consagrados en la Ley 1429 de 2010 de formalización y generación de empleo, son otorgados a empleadores que tengan la condición de contribuyentes del impuesto de renta.

POR:
septiembre 26 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-09-26

Esta situación corresponde a las entidades sin ánimo de lucro, las cuales son contribuyentes del impuesto de renta bajo un régimen tributario especial, quienes podrán descontar del impuesto de renta liquidado en el respectivo año gravable, el valor de los aportes al Sena, ICBF y Cajas de Compensación Familiar, así como los aportes en Salud, subcuenta Solidaridad del Fosyga y aportes al Fondo de Garantía de Pensión Mínima, siempre y cuando se cumplan las siguientes condiciones: 1.Se vincule laboralmente a mujeres mayores de 40 años y que durante los últimos 12 meses hayan estado sin contrato de trabajo; o 2.Se vincule laboralmente a nuevos empleados, que aparezcan por primera vez en la base de datos de la Planilla Integrada de Liquidación de aportes (Pila), que devenguen menos de 1,5 salarios mínimos mensuales legales vigentes. Para acceder a este beneficio, el empleador deberá incrementar el número de empleados con relación al número que cotizaban a diciembre del año anterior y aumentar el valor total de la nómina con relación al valor de la del mes de diciembre del año gravable inmediatamente anterior al que se va a realizar el correspondiente descuento. Adicionalmente, debemos señalar que este beneficio sólo aplica para nuevos empleos, sin que pueda considerarse como tales, aquellos que surjan luego de un proceso de fusión de empresas; o cuando se remplaza a personal contratado con anterioridad. Es de anotar, que para efecto de dar aplicación al descuento tributario deberán considerarse las limitaciones previstas en el ordenamiento tributario y en ningún caso podrá exceder la parte del beneficio neto o excedente que no sea gravable. Así mismo, este descuento no podrá exceder de dos años por empleado, no podrá ser incluido como costo o deducción en la determinación del impuesto sobre la renta, tampoco puede ser aplicable a las cooperativas de trabajo asociado, en relación con sus asociados y, de ninguna manera, podrán acumularse los beneficios entre sí, esto es, el de la vinculación laboral a trabajadores de menores de ingresos y a mujeres mayores de 40 años. Por tanto, si la asociación que usted menciona en su consulta tiene la condición de contribuyente del impuesto de renta, sin interesar si es del régimen especial, y cumple con los requisitos mencionados, podrá descontar del impuesto de renta del correspondiente periodo los aportes efectiva y oportunamente pagados durante el ejercicio fiscal.helgon

Siga bajando para encontrar más contenido