El caso del nuevo embajador de México en Colombia

El caso del nuevo embajador de México en Colombia

POR:
mayo 29 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-29

Señor Director: Me permito dirigirme a Usted con relación a la nota ‘Interés Oculto’, publicada en la primera plana del diario PORTAFOLIO, en su edición del 23 de mayo del presente. En ella, con el título de ‘Polémico’, se hace referencia a la ratificación por parte del Senado de la República mexicana del Lic. Florencio Salazar Adame, como embajador extraordinario y plenipotenciario de mi país ante el Gobierno de Colombia. En la nota se incluye información errónea con respecto al embajador designado, pues se afirma que “Congresistas de ese país recordaron que Salazar tuvo proceso penal por un supuesto título profesional falso”. Respetuosamente, le aclaro la inexistencia de tal proceso penal, pues en la averiguación previa derivada de la denuncia en contra del embajador Salazar, se determinó el No Ejercicio de la Acción Penal por el delito de usurpación de profesión, debido a que el Embajador designado cuenta con título de Licenciado en Derecho, legalmente expedido por la Dirección General de Profesiones. Asimismo, aprovecho para informarle que la Ley del Servicio Exterior Mexicano, en su Artículo 20, establece que “para ser designado Embajador o Cónsul General se requiere: ser mexicano por nacimiento y no tener otra nacionalidad, estar en pleno goce de sus derechos civiles y políticos, ser mayor de 30 años de edad y reunir los méritos suficientes para el eficaz desempeño de su cargo...”. Lo anterior es tomado en cuenta por el Presidente de la República para el cumplimiento de su función constitucional, consagrada en el Artículo 89, fracción III de la Carta Magna, la cual lo faculta para “nombrar los ministros, agentes diplomáticos y cónsules generales, con aprobación del Senado”. Por consiguiente, si hubiera existido un proceso penal en contra del Embajador designado, Florencio Salazar Adame, éste no habría sido postulado al cargo diplomático ni tampoco ratificado por el Senado de la República, según lo establece el Artículo 76, fracción II de la Constitución Política de México. Mucho agradeceré la publicación de esta aclaración en su importante diario. '' Si hubiera exis- tido un proceso penal en contra del embajador designado, Florencio Salazar Adame, éste no habría sido postu- lado al cargo diplomático.Ministro Fernando Sandoval Flores. Encargado de Negocios A.I. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido