Las causas del subdesarrollo

Lo felicito por su editorial ‘'El imperio del individualismo’, pues en éste ha descrito, en pocas palabras, una de las principales causas del subdesarrollo de nuestro país y las consecuencias que ha tenido.

POR:
agosto 31 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-31

Respecto de sus comentarios, me gustaría complementar que como usted muy bien lo dice, los políticos de todo el país en general buscan más recursos para su propio beneficio, lo que ha frenado que el pueblo tenga acceso a un mejor nivel de vida. Mi reflexión es que si los políticos han sido tan malos desde hace muchos años en Colombia, creo que la democracia ha sido un engaño, para los pobres y para la gente que ha trabajado honradamente por el país. Para los pobres, porque los políticos los han engañado prometiéndoles su desarrollo en sus regiones y realmente lo que han buscado es enriquecerse ellos mismos con los dineros de las clases que pagan impuestos en el país, y cuyo objetivo era redistribuir la riqueza hacia los menos favorecidos. No creo que realmente haya una democracia en Colombia, sino que se ha creado una falsa imagen para que unos pocos mantengan el poder y disfruten del trabajo y los impuestos que genera una parte de la sociedad. Adicionalmente, como la plata no alcanza, el país ha incrementado su deuda, haciéndola cada vez más difícil de pagar. Las consecuencias, como usted lo menciona, es que se ha dividido Colombia y cada persona va hacia donde más le conviene, haciendo del país una exprimidor de los recursos que aportan casi siempre los mismos. Creo por lo tanto, que aunque Jesucristo bajara del cielo a ser presidente de Colombia, no lograría arreglar las cosas, porque al que es bueno y trata de hacer las cosas pensando en el bien común, se convierte inmediatamente en objetivo para ser asesinado (Gaitán y Galán los dos más importantes). En realidad me parece, que el mensaje que dan personas como usted (muy positivo), no deberían inclinar tanto el peso de la responsabilidad hacia el Presidente, sino hacia todos los colombianos. Claro que el buen ejemplo de un líder es importante, pero sería mucho más eficaz si confrontamos a todos los colombianos con sus acciones diarias que destruyen al país en vez de construirlo. Esto con el fin de que los armados dejen las armas, los narcos dejen de traficar, los sicarios dejen de matar, los políticos de robar, los empresarios de evadir, los empleados públicos de sacar tajada de los contratos, y en fin todas las normas que evaden diariamente todos los colombianos. Me parece que para acelerar el cambio que esperamos, los políticos de nuestro país deben ser elegidos por un proceso de selección, como el de una empresa, para que lleguen las mejores personas y no cualquiera como ha sucedido en tantos años y que ha traído tanta desgracias a esta nación.Y si algún día llegamos a tener un sistema limpio y transparente en el manejo de los recursos y de las políticas de desarrollo, sí volvamos a la elección popular. Creo que ni los colombianos ni Colombia estamos preparados para una elección popular, pues priman las fuerzas destructoras y no las constructoras, contrario a lo que dicen en los medios de comunicación. Los editoriales de PORTAFOLIO siempre han tenido el enfoque de búsqueda de cambio y mejora en las personas que leen el diario, que es lo que necesita el país de un periódico, por lo que los felicito nuevamente y los motivo a seguir por este camino de construcción. Bruno Nardei B. "Como la plata no alcanza, el país ha incrementado su deuda, haciéndola cada vez más difícil de pagar”.

Siga bajando para encontrar más contenido