Cautela con Venezuela

Los negocios con Venezuela van por buen camino, pero hay evidente nerviosismo entre los empresarios, y a decir verdad, hay que tener mucho cuidado. Ese temor sube cuando ocurren hechos que en condiciones normales parecían normales, como la ‘desaparición’ de la página de Cadivi en Internet el lunes pasado, pues esa es la entidad encargada de autorizar las divisas con las que se pagan las importaciones de bienes en Venezuela, y que no esté la página en Internet llevó a creer en nuevos cambios o restricciones mayores para vender al vecino país.

POR:
noviembre 23 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-23

Los enemigos del Gobierno de Chávez, usan todo tipo de estrategias y argumentos para ‘mostrar’ que el mandatario quiere cerrar la economía. Su argumentación tiene un carácter político, dado que en solo unos días se realizará el referendo constitucional en ese país, en el que la polarización es evidente. Quienes tienen negocios en Venezuela, deben que adoptar una posición de cautela hacia cualquier lado: ni es cierto lo que dice la oposición en el sentido de que se está nacionalizando todo, pero también se espera que el Gobierno de allá actúe con mayor celeridad y el de aquí esté muy pendiente para informar de los acontecimientos. Para completar el panorama de expectativa, la decisión de Uribe de suspender toda mediación por parte de Chávez en el tema del intercambio humanitario con las Farc, seguramente introducirá nuevos elementos de intranquilidad, y sin duda será utilizado por los antichavistas para seguir en su campaña y los otros para hacer todo tipo de conjeturas, como que las restricciones a los carros colombianos tiene que ver con ese rompimiento. En este tema puntual, por ejemplo, se tiene programada una reunión entre los ministros de Comercio de ambos países en la próxima semana, luego de que Venezuela estableció una licencia previa a la importación de vehículos. Uno de los temas más sensibles que tiene el vecino país en este momento es el abastecimiento de alimentos y productos básicos, buena parte de los cuales llegan de Colombia y de lo que uno puede estar seguro es que lo que menos le conviene políticamente a Chávez es afectar esa oferta. El nivel del dólar negro (casi tres veces el oficial) hace imposible que los bienes lleguen por contrabando, porque sencillamente es imposible. Si Chávez limita las divisas para pagar importaciones, sencillamente no entran los bienes y la inflación se dispara, lo cual sería el gran golpe a la popularidad del mandatario. Por ahora, la cautela empresarial parece ser la mejor consejera en las relaciones con Venezuela. Pero con mucho cuidado. Empresario exportador El abastecimiento desde Colombia es un factor que juega en favor de los empresarios exportadores”.

Siga bajando para encontrar más contenido