Cayeron mercados bursátiles de A. Latina, Europa y Asia por crisis financiera en E.U. | Finanzas | Economía | Portafolio

Cayeron mercados bursátiles de A. Latina, Europa y Asia por crisis financiera en E.U.

La suerte de AIG, que como Lehman podría declarar la bancarrota, estremeció este martes a la mayoría de las bolsas mundiales. Wall Street se recuperó levemente de la baja.

POR:
septiembre 16 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-16

El American International Group entró en caída libre el lunes y perdió un 60,8 por ciento, tras haberse hundido otro 31 por ciento el viernes.

Las tres principales agencias de calificación financiera, Standard & Poor's, Moody's y Fitch, rebajaron la nota de AIG, mientras que el diario Wall Street Journal afirmó el martes que AIG se vería obligado a declarar la bancarrota hoy si no logra captar los 75.000 millones de dólares que necesita para esquivar la quiebra.

Europa sigue cayendo

La inyección de 70.000 millones de euros que el Banco Central Europeo (BCE) colocó en el mercado monetario de la eurozona, no logró detener el desplome de los principales parques bursátiles.
A su vez, el Banco de Inglaterra anunció que otorgaba 20.000 millones de libras (25.000 millones de euros), que tampoco lograron reanimar a la bolsa londinense.

El índice Footsie-100 del parque londinense pasó por debajo de los 5.000 puntos, su menor nivel desde junio de 2005, antes de cerrar ligeramente por encima de este umbral. Finalmente, la bolsa cayó 3,43 por ciento.

En las otras plazas europeas, Madrid progresó un magro 0,11 por ciento, Zúrich perdió un 2,97 por ciento, Milán retrocedió un 2,85 por ciento, Ámsterdam un 3,59 por ciento y Estocolmo un 1,66 por ciento, mientras que Francfort limitó su retroceso a 1,63 por ciento y París a 1,96 por ciento.

Los mercados asiáticos que habían pasado de 'agache' el lunes debido a que era día festivo en varios países, sufrieron los efectos de las turbulencias financieras.

Así las cosas, el parque de Seúl registró un pérdida del 6,1 por ciento, la mayor de la región, seguida de cerca por Hong Kong que cayó 5,44 por ciento.

La Bolsa de Tokio, segunda plaza financiera mundial, terminó la sesión con una caída del 4,95 por ciento, situándose en su nivel más bajo en más de tres años. En China, el índice Shanghai Composite terminó la sesión con un retroceso del 4,47 por ciento.

Latinoamérica afectada

Las bolsas de América Latina siguieron sintiendo los efectos adversos de la crisis financiera. Las peores caídas del día fueron del Igbc de la Bolsa de Colombia (-3,78 por ciento), del Igbvl de Lima (-3,35 por ciento) y del Ipsa de Santiago (-1,74 por ciento), mientras que el Ibovespa de Sao Paulo, que llegó a perder en la jornada del lunes 4,45 por ciento, se benefició del repunte de Wall Street y subió el 1,68 por ciento.

El Merval de Buenos Aires, que también abrió con pérdidas, avanzó finalmente el 0,61 por ciento, en tanto que la bolsa mexicana, que la víspera había caído el 3,79 por ciento, no operó ayer por ser día festivo.

"No hay cómo saber si lo peor ya pasó. La sensación es de que estamos realmente en medio de un vendaval", explicó el director de la Asociación de Analistas y Profesionales de Inversión del Mercado de Capitales de Brasil, Antonio Carlos Colangelo.

Lo cierto es que la preocupación sigue en el ambiente, tal y como lo señaló Patrick Bennett, analista del Societe Generale: "existen crecientes presiones sobre las instituciones e inversionistas mientras las piezas del dominó comienzan a caer". Agencias

Después de la tormenta, llegó un poco de calma

El anunció del martes de la Reserva Federal (FED) de inyectar 50.000 millones de dólares y de mantener su tasa básica en 2 por ciento, subrayando que la tensión en los mercados financieros "aumentó fuertemente", ayudó para que el mercado financiero de Estados Unidos se recuperara del lunes negro que vivió.

El índice Dow Jones logró recuperar un 1,30 por ciento, mientras que Nasdaq registró un comportamiento positivo de 1,28 por ciento. Además, los rumores relativos a que la FED podría estar
dispuesta a facilitarle a AIG financiación, así como el apoyo explícito del gobernador de Nueva York, David Paterson, y del regulador estatal del sector asegurador, que autorizó a la aseguradora a 'autoprestarse' 20.000 millones de dólares de sus filiales, incidieron de manera positiva para que la bolsa de Nueva York superara el día más difícil desde los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001.

Siga bajando para encontrar más contenido