Cerca de $1,3 billones cuesta ampliar a doble calzada un tramo de 27,8 kilómetros de la vía al Llano

Ese sería el monto que tanto el concesionario Coviandes, como el Gobierno nacional y departamental, deberán asumir si quieren hacer realidad una obra que se minimizará los riesgos actuales de la vía.

POR:
noviembre 17 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-17

Las cuentas sobre la obra del gerente del concesionario Coviandes, Alberto Mariño Samper, y las especificaciones técnicas del proyecto fueron expuestas en una sesión plenaria del Senado, en la que también intervinieron los ministros de Transporte y Medio Ambiente, y mandatarios regionales.

El directivo de Coviandes explicó que aunque el costo total de la obra alcanza 1,85 billones de pesos, se prevé una reducción en el mismo por cuenta de diferentes descuentos. Además, desde ya se advirtió que el proyecto no se financiará con peajes ni con un aumento del cobro actual en ese corredor vial.

Las obras civiles propuestas corresponden al tramo El Tablón-Chirijara, en donde es necesaria la construcción de 45,5 kilómetros de vía. Esta contará con una estructura de 19 túneles y 15 puentes y viaductos.

La longitud de la carretera que hoy comunica a las dos ciudades es de 85,6 kilómetros y el tiempo de recorrido es de 90 minutos.

Con las obras, el desplazamiento se reduciría en 25 minutos. La velocidad promedio será de 80 kilómetros por hora y la pendiente máxima del trazado no superará el 4,5 por ciento.

Con la presentación de la propuesta se espera pasar del papel a las decisiones y luego deberán surtirse los procesos de contratación y ejecución. Sin embargo desde ya se están proponiendo soluciones para reducir los impactos de tipo social y ambiental que pueden generar las obras.

"Creemos que este proyecto disminuye la vulnerabilidad del corredor. Tenemos que hacer un trabajo social entre todos para buscar que, por medio del componente ambiental le demos alternativas a las personas cuyo sustento ha dependido, tradicionalmente, de los derrumbes y las desgracias en la carretera Bogotá-Villavicencio", dijo el gerente de Coviandes.

La compañía está planteando la posibilidad de que el corredor tenga 200 metros de ancho y que se implemente sobre el mismo un mecanismo de desarrollo con las comunidades vecinas de la vía para que se le midan a un plan de reforestación con fines de explotación industrial.

Se trataría de una forma de subsistencia alternativa para las personas de la región, que a la vez evitaría daños a la infraestructura y la protegerían de los efectos del cultivo intensivo.

Buscando 'rebajitas'

Para el ministro de Transporte, Andrés Uriel Gallego Henao, es conveniente entender que hay un esfuerzo de los usuarios de la vía en el pago de los peajes para tener una transformación de la carretera.

Por esa razón, desde su perspectiva, no se puede pensar en un cobro adicional para los viajeros y transportadores.

"Este es un proyecto que se presenta tal como se requiere. Es el diseño de lo que se necesita y si bien ha habido unos ajustes en el presupuesto del concesionario (...) todavía faltan algunas rebajitas", dijo el Ministro, al tiempo que mencionó que, por ejemplo, falta que se le aplique Plan Vallejo porque habría un descuento en el equipamiento".

Por su parte, el gerente del concesionario Coviandes, Alberto Mariño Samper, indicó que los costos de operación y el mantenimiento de la vía son aspectos que se pueden financiar mediante más plazos de la concesión (hasta el año 2041). A finales de enero del próximo año, en Villavicencio, se definirá el futuro de las obras.

Siga bajando para encontrar más contenido