Chávez se asegura voto de Ecuador en la Opep

Ecuador, productor marginal de crudo, regresa a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) tras 15 años de ausencia. Alentado por Venezuela, su mayor aliado energético y político con el que integraría un nuevo frente de resistencia contra Estados Unidos en el seno del bloque petrolero, según analistas.

POR:
noviembre 16 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-16

“Esto tiene más un carácter simbólico, el Gobierno quiere enviar una señal de cercanía con países críticos de Estados Unidos (Irán y Venezuela) y al mismo tiempo reforzar su política proteccionista en el sector”, dijo Simón Pachano, analista de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales. En su opinión, Ecuador ni se afecta ni se favorece al volver a la Opep, aunque el Gobierno lo verá como un “renacer del nacionalismo petrolero”, otro paso en la estrategia que inició con la revisión de los contratos con las empresas extranjeras. Con una producción de 507.000 barriles diario, Ecuador retomará el asiento de la Opep, que dejó en 1992 cuando por decisión del gobierno de derecha de la época se apartó para impulsar las privatizaciones en el sector. “Esto podría tratarse de un nuevo intento del presidente Hugo Chávez para politizar la Opep con un eje integrado por Venezuela, Angola, Bolivia (que también pidió su ingreso) y Ecuador”, dijo el analista Carlos Pareja, ex presidente de la estatal Petroecuador. “Venezuela tiene un propósito claro, una intención geopolítica, a la que no sé si Ecuador quiera sumarse, pero pareciera que sí, lo que consideraría un error porque estaríamos sujetos a la visión energética de Chávez”, comentó. Brasil también ha mostrado algún interés de pertencer a la Organización de Países Exportadores de Petróleo. El país, que estuvo vinculado por 19 años, regresa a un cartel sin el peso de los 70, cuando controlaba las dos terceras partes de la oferta mundial (hoy cubre el 40 por ciento), y con una industria a rastras que lo obliga a importar combustibles. Su producción -fuente de la economía- es irrisoria frente a los 9 millones de barriles diarios de Arabia Saudí o los 3,2 millones que afirma extraer Venezuela, principal impulsor de la reincorporación ecuatoriana. Los analistas coinciden en que se trata de una movida política de Correa para corregir lo que siempre consideró como un error (salir de la Opep) cometido por un gobierno ‘neoliberal y de derecha’. El mandatario se acerca a la Opep en momentos en que tiene bajo presión a las petroleras extranjeras para que cambien los convenios de participación (que le dejan el 18 por ciento del volumen explotado) por los de servicios (en los que el Estado se queda con el petróleo y define un margen de utilidad). Para ello recortó del 99 al 1 por ciento las ganancias extraordinarias que recibían las empresas por el alza del precio del crudo. Al mismo tiempo se propuso elevar la producción y renovar la industria petrolera, a través de un convenio con Venezuela que prevé hacer una refinería. Ecuador cuenta con reservas probadas por 3.700 millones de barriles (para 21 años). Y en dos campos en la Amazonia estiman que hay otros 2.400 millones de barriles. AFP A PAGAR US$ 5,7 MILLONES DE CUOTAS La Opep aceptó a Ecuador nuevamente como miembro activo del cartel, informó el ministro de Energía Galo Chiriboga, mientras el presidente Rafael Correa destacó que el retorno al organismo “es altamente conveniente'’ para el país. El mandatario dijo que la deuda con el organismo, del que dejó de ser socio activo en 1992, “podemos pagarla a plazos, no es problema para el país pagarla'’. Ecuador deberá cancelar alrededor de 5,7 millones de dólares por concepto de cuotas atrasadas. El presidente Correa desea participar en la Cumbre de la Opep, entre el 17 y 18 de noviembre, en Arabia Saudita.

Siga bajando para encontrar más contenido