El chequeo médico ejecutivo, la prioridad

El chequeo médico ejecutivo, la prioridad

POR:
diciembre 20 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-12-20

Los ejecutivos pasan todo el año dedicados a su trabajo y a cumplir con sus obligaciones y muchas veces descuidan algo fundamental en su vida, su salud. Por eso, este es el momento de tomar un descanso y dedicar unas horas para que los especialistas evalúen cómo está, qué riesgos tiene y cómo debe cambiar ciertos hábitos de vida para que en el futuro se encuentre sano y tranquilo. Algunas clínicas y hospitales de las diferentes ciudades de Colombia han diseñado programas de prevención muy completos, conocidos como chequeos médicos ejecutivos, en donde no solo cuentan con la más moderna tecnología, sino que lo consienten y tratan ‘como a un rey’. En esencia, son programas preventivos, donde se estudia la historia de antecedentes patológicos familiares, los hábitos alimenticios y se realiza una serie de exámenes que permiten identificar factores de riesgo, así como evaluaciones con el oftalmólogo y otros especialistas. En este proceso se cuenta con “un médico internista, quien hace una detallada historia clínica y un examen físico general. Todo esto, se complementa con una serie de exámenes y procedimientos diagnósticos”, explica Alfonso Villamil, jefe de chequeo médico ejecutivo de la Fundación Santa Fe, en Bogotá. Algunos centros médicos ofrecen servicios complementarios, como endoscopia digestiva y colonoscopia total, hasta terapias de relajación, por medio de masajes musculares y talleres para el manejo del estrés. Algunos planes incluyen también acceso a las vacunas contra influenza, hepatitis A y B, neumococo, tétanos, difteria, sarampión, paperas y rubéola, entre otras. Como se trata de un programa preventivo y no curativo, la idea es detectar a tiempo cualquier riesgo y actuar para detenerlo. Por eso, dice Gabriel Sanabria, director de la Unidad de Especialistas de Salud Colpatria, en personas mayores de 50 años se ordena una colonoscopia, que permite detectar a tiempo si hay pólipos premalignos y quitarlos antes de que se desarrolle el cáncer. Si hay antecedentes familiares, se hace este examen a partir de los 40 años. Con ese mismo fin se miden el colesterol, los triglicéridos, el azúcar en la sangre, y se trabaja para que la persona modifique sus hábitos alimenticios. “Si es diabético, la idea es que esté controlado adecuadamente”, explica Sanabria. No tan bien como pensaba El chequeo médico ejecutivo se debe hacer anualmente, pero si el resultado es ciento por ciento positivo, es decir, que no se encuentren riesgos ni patologías, el médico puede sugerir que se realice de dos a cinco años después. Según Sanabria, “entre más años más frecuente debe ser el chequeo y son más los exámenes que se solicitan. Así, después de los 40 años, un hombre debe ser evaluado por el urólogo y hacerse el examen de antígeno prostático; después de los 45 años, se justifica la prueba de esfuerzo”. En las mujeres mayores de 20 años se incluye la valoración ginecológica y, desde que tienen vida sexual activa, debe iniciarse la toma de la citología vaginal. Así, es muy importante no descuidar esa evaluación periódica, pues muchos ejecutivos se han llevado más de una sorpresa, cuando creían que tenían una salud envidiable, solo porque nada les dolía. Para la bacterióloga Laura Margarita Zea, coordinadora del chequeo médico ejecutivo del Centro Médico Imbanaco, en Cali, “independientemente del estrés (uno de los mayores desencadenantes de las enfermedades del ejecutivo), que se puede manejar en nuestro mundo moderno, las enfermedades se presentan en cualquier persona, dependiendo de muchos factores, principalmente de la herencia, edad, género y afecciones de tipo profesional”. Por eso, hay que prevenir y luego no llevarse sustos. Generalmente, suelen detectarse “trastornos de lípidos (problemas de colesterol y triglicéridos); alteraciones a nivel de estrés; sedentarismo y riesgo cardiovascular”, dice Luis Ernesto Rodríguez Ramírez, director del programa de salud de clase ejecutiva de Unimarly. También “hemos encontrado trastornos óseomusculares, de columna, tendinitis del miembro superior, ligado al estrés y salud ocupacional”, agrega el experto. Y no han faltado casos de pacientes con alto riesgo de infarto, con niveles de colesterol muy por encima de lo normal y hasta con la tensión arterial muy elevada. Para realizarse uno de estos chequeos, consulte el plan de salud que tiene cada clínica u hospital, su EPS y su empresa de medicina prepagada, y seleccione el que más llame su atención, que puede costar entre 900.000 y 12’000.000 de pesos, debido a la complejidad y los detalles de los exámenes.ANDRUI

Siga bajando para encontrar más contenido