Chile: retos tras el terremoto

La economía chilena, que sirvió de ejemplo para el resto de Latinoamérica en la década pasada, está experimentando un retroceso debido a la crisis financiera internacional.

Finanzas
POR:
marzo 16 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-16

La economía chilena, que sirvió de ejemplo para el resto de Latinoamérica en la década pasada, está experimentando un retroceso debido a la crisis financiera internacional, al impacto de la caída del precio del cobre producido en el 2008 y a una fuerte contracción de su demanda interna, la cual se redujo en 9,1 por ciento, tras la disminución de la inversión y la caída de las exportaciones e importaciones, 6,5 y 20,8 por ciento, respectivamente.

Esta situación condujo a que el PIB se redujera en 1,7 por ciento en el 2009, aunque algunos analistas consideran que este año será la recuperación, quizás por el repunte de las demás economías, en especial la de E.U., pero también por la demanda creciente de Asia y por la expectativa de aumento del precio del cobre, el cual presenta una tendencia ascendente desde el 2008, y acaba de registrar un máximo histórico luego del terremoto, explicado por la incertidumbre que se generó sobre el abastecimiento a futuro en los mercados internacionales.

Con la llegada de Sebastián Piñera al poder, se ha marcado un punto de quiebre en la democracia chilena, dejando atrás un periodo de liderazgo de concertación socialista. Piñera que ha figurado por años consecutivos como uno de los empresarios más ricos de Chile según Forbes, ha declarado que se compromete a crear un millón de empleos en los próximos cuatro años y a encaminar la economía por el sendero de crecimiento del 6 por ciento, promedio.

Para lograr lo primero, ha dicho que se va a facilitar el trabajo desde el hogar, se ampliará la negociación colectiva, se flexibilizará la jornada laboral y se extenderá el subsidio al empleo a otros sectores vulnerables, así como también se dará un impulso a la capacitación de los trabajadores. Mientras que para alcanzar lo segundo, ha dicho que aumentará la inversión en aproximadamente cinco puntos del PIB, hasta llegar al 28 por ciento en el 2014.

Sin duda, estos son algunos de los retos de Piñera, pues así como debe poner en marcha un plan de reconstrucción, también deberá separar su actividad empresarial de su representación pública, ya que como accionista de múltiples empresas, como la aerolínea LAN, Entel, Chilevisión, y al ser el mayor accionista individual de la empresa Blanco y Negro que administra al equipo de fútbol Colo Colo, se podría ver enfrentado a conflictos de intereses que lo conducirían a escándalos públicos, máxime cuando en el pasado algunas de sus empresas fueron multadas y sancionadas por colusión de precios, como fue el caso de varias farmacéuticas y la empresa LAN Cargo.

Además, su Gobierno deberá procurar por ser incluyente, de trato justo y no discriminatorio, puesto que con sus actuaciones como empresario en la Isla de Chiloé, en donde compró en el 2004 un bosque nativo para construir el Parque Tantauco, tuvo problemas con las comunidades huilliches de la zona, por desconocer el derecho del pueblo sobre el territorio.

En síntesis, quedará por verse si Chile crece sin desmedro de su clase trabajadora, pues cuando un empresario llega al poder, difícilmente deja de pensar como empresario.

jcoronel2003@yahoo.es