China es la locomotora de la economía: creció 8,7% en 2009 y superó las expectativas

Esto gracias a la recuperación de su economía, empujada por las medidas de reactivación del Gobierno para superar los efectos de la crisis, anunció ayer el Servicio Nacional de Estadísticas (SNE).

POR:
enero 21 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-21

El Producto Interno Bruto (PIB) de China progresó con regularidad todo el año, para terminar con un alza de 10,7 por ciento en el cuarto trimestre, después de crecer 9,1 por ciento en el tercero, 7,9 por ciento en el segundo y 6,2 por ciento en el primero, según datos del SNE.

"El 2009 fue el año más difícil del nuevo siglo para el desarrollo económico de China", dijo Ma Jiantang, responsable del SNE. Un componente de este retorno a un fuerte crecimiento fueron las inversiones en capital fijo, alentadas por el plan de reactivación anunciado en el otoño boreal de 2008, en medio de la crisis económica y financiera mundial.

El alza de la producción industrial fue de 11 por ciento en el año, una cifra modesta para las costumbres chinas de las últimas décadas, pero se aceleró claramente en el cuarto trimestre: 18 por ciento, en variación interanual.

Las ventas minoristas aumentaron 15,5 por ciento en 2009. El consumo de diciembre creció un 17,5 por ciento. Pero diciembre registró también un alza de la inflación, dado que el Indice de Precios de Consumo subió 1,95 por ciento después de varios meses de baja.

"Estas estadísticas sugieren que la recuperación se arraiga con fuerza", comentó Jing Ulrich, de JPMorgan, subrayando que los últimos datos del Servicio de Aduanas habían mostrado "una clara mejora de las exportaciones", que en diciembre aumentaron 17,7 por ciento, en su "primer mes de crecimiento positivo interanual desde octubre de 2008".

"Las estadísticas económicas son fuertes (...), un poco más de lo previsto pero sin ser inquietantes", dijo Patrick Bennet, del banco Société Générale en Hong Kong, aunque algunos economistas temen un sobrecalentamiento.

"La economía crece con fuerza y eso es lo que desea China. Sin embargo, el Gobierno va a tomar medidas para que el desarrollo no sea demasiado rápido", prevé Bennet.

En 2009, los bancos chinos prestaron en forma masiva para apoyar el plan de reactivación, pero una buena parte de los créditos fue destinado al sector inmobiliario, lo que hace temer la aparición de una burbuja especulativa.

El Gobierno ya tomó algunas medidas, como la limitación del crédito en 2010, el aumento de la tasa de reserva obligatoria de los bancos y la restricción de los préstamos destinados a residencias secundarias. "Faltan medidas más fuertes, como subir las tasas de interés y reevaluar el yuan", matizó Alaistair Chan, de Moody's.

Siga bajando para encontrar más contenido